Integrando esfuerzos seremos más fuertes….

En un clima cordial y colaborativo, como el que caracteriza a las universidades que llevan a la práctica el concepto de Revolución de Fidel, el 3 de enero de 2018 , representantes de las Facultades de Ciencias Agropecuarias de la Universidad de Camagüey (UC) y de Ingeniería Química y Agronomía de la Universidad de Oriente (UO) sentaron las bases para la colaboración interinstitucional en las esferas relacionadas con la socialización de resultados científicos en la Revista Agrisost;  el trabajo de las Cátedras Honoríficas: Agroecológica Julián Acuña Gale (UC), Agroecológica y Alvaro Reynoso (UO) ; el intercambio de estudiantes y docentes de las carreras de Ingeniería Agronómica y Educación Agropecuaria así como la superación y formación académica de los docentes de ambas instituciones.

Foto: De izquierda a derecha: Dr. Oscar L. Parrado Alvarez, Director de la Revista Agrisost y Presidente de la Catedra Agroecológica Julián Acuña Galé (UC), Dra. Margarita Zaldívar  Arena, decana de la Facultad de Ingeniería Química y Agronomía  (UO) y el  Dr. Ricardo Serrano Alberni, Jefe del Departamento de Agronomía (UO)

Fidel y la agronomía

Fuente: http://www.arsenalterapeutico.com/2016/11/29/fc2911/

¨La agricultura es una de las ciencias más complejas, más difíciles y, a la vez, más fascinantes, porque comprende una serie de ciencias, porque se apoya en toda una serie de ciencias”. 

Castro Ruz, F. (1966). Discurso pronunciado en el acto de graduación de los primeros 425 técnicos del Consejo del Plan de Enseñanza Tecnológica de Suelos, Fertilizantes y Ganadería, en la escalinata de la Universidad de La Habana, efectuado el 18 de diciembre de 1966

       

 Por:  Carlos Manuel Batista Cruz, estudiante de 4to año de  Ing. Agronómica, Facultad de Ciencias Agropecuarias , Universidad de Camagüey Ignacio Agramonte Loynaz, (trabajo conjunto de la Cátedra Agroecológica    Julián Acuña Galé   y la Cátedra “Estudio del Pensamiento y Obra de Fidel Castro Ruz”)

Cuando el 18 de diciembre de 1966 se graduaban los primeros  425 técnicos del Plan de Enseñanza Tecnológica de Suelos, Fertilizantes y Ganadería en Cuba, nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro apuntaba que probablemente serían pocos en esos momentos los que tuvieran idea de la importancia de aquel acontecimiento.

En aquel momento afirmaba:  (cito) “Y la agricultura es la que alimenta al hombre; es la que no solamente alimenta, sino que viste y calza al hombre.  Y para un país subdesarrollado, para un país pobre, la necesidad fundamental, la primera necesidad a satisfacer perentoriamente, es la necesidad de alimentarse, la necesidad de vestirse y la necesidad de calzarse”. (fin de la cita)

El Camagüey en aquella época, conformado por la actual Ciego de Ávila y parte de la de Las Tunas, tenía una inmensa potencialidad agrícola, sobre la que señalaba Fidel que con  una docena de agrupaciones básicas de producción (cada una de más de 10 mil caballerías de tierra), se contaba solamente con tres  ingenieros agrónomos.

Destacaba entonces:

“… en este país eran muy pocos los ingenieros agrónomos que se graduaban; y muchos de los que se graduaban, se graduaban para encontrar un empleo de inspectores en el Ministerio de Agricultura, o eran en muchas ocasiones los “hijos de sus papás”, y sus papás eran los dueños de los latifundios.  Y entre ellos, naturalmente, algunos con vocación…, pero insignificante minoría… Y además, graduados de la Quinta de los Molinos —en la capital —, graduados de la calle de Ayestarán y Reina, graduados en el pavimento, donde tal vez pueda aprenderse algo de jardinería, o arboricultura ornamental; ingenieros que en número insignificante se graduaban allí, y que en estas condiciones solo por excepción, solo por excepcional vocación, surgían de cuando en cuando, contados con los dedos de la mano, algunos buenos y verdaderos técnicos…”

En su análisis sobre la situación de la formación de ingenieros agrónomos hasta ese momento Fidel refería que muy pocos, una vez graduados se incorporaban a las agrupaciones agrícolas, como sucedía en la antigua provincia de Oriente, que entonces conformaban las actuales Santiago de Cuba, Guantánamo, Holguín, Granma y Las Tunas,  con 14 agrupaciones básicas de producción agrícola, no existía un solo ingeniero de esta especialidad, mientras que en la estación experimental de Santiago de Las Vegas trabajaban 42.

En aquella oportunidad que nos parece tan remota, y con esa visión futurista que lo caracterizaba, el Máximo Líder de la Revolución preveía la importancia de la etapa actual al señalar que  el programa de formación de profesionales de la actividad agropecuaria no tenía metas, refiriendo desde entonces las proyecciones que sobrepasaban el año 2000, para el que lógicamente no contaba con el derrumbe del campo socialista, que sí pudo vaticinar luego en 1989.

Resulta entonces lógico encontrar las raíces de lo que luego sería la Universidad de Camagüey, la primera creada por la Revolución, en los conceptos de este discurso de 1966, pues al año siguiente ya comenzaba en nuestra provincia a estudiarse la carrera de Ingeniería Agronómica en las instalaciones que ocupa actualmente el Instituto Politécnico Álvaro Barba.

Durante su fructífera vida Fidel dedicó espacios en sus discursos y reflexiones a abordar el tema de la agricultura, además del antes citado, hizo exhortaciones indistintamente, y que en la actualidad tienen total vigencia, en las que llamó a la calidad, la eficiencia, e incluso a pensar en la agricultura con un criterio económico, sobre bases realistas, sin ilusiones, con la claridad de que esta juega un rol determinante en la producción de alimentos para la población.

La mayor parte de su pensamiento, expresado en discursos, intervenciones, comparecencias, intercambios, etc, se recopilan en ¨Fidel Castro La agricultura en Cuba¨, selección temática entre 1959 y 1996, de la Editora Política, La Habana 1998, conformada por tres tomos: el primero dedicado a la Agronomía, el segundo a agropecuaria y ganadería y el tercero a la política agraria, los que constituye una fuente inagotable de enseñanzas, fundamentalmente para continuar adelante con los programas de desarrollo agropecuario del país, y de la provincia de Camagüey.

De los disímiles ejemplos que podíamos citar al respecto, se escogen a continuación  algunos en los que se pueden resumir el  quehacer incansable del Comandante en Jefe.

En el discurso por el acto conmemorativo del aniversario 26 del Asalto al cuartel Moncada celebrado en Ciego de Ávila, en 1980 Fidel destacaba la labor desarrollada por especialistas y trabajadores del sector agropecuaria en el enfrentamiento a ataques bacteriológicos yanquis contra el pueblo de Cuba, entre ellos a tres terribles plagas: el moho azul que casi liquidó las plantaciones tabacaleras; la fiebre porcina, introducida por segunda vez en este país, y la roya de la caña que afectó a las variedades de mayor rendimiento, entre ellas la Barbados 4362, las que tuvieron graves consecuencias en la economía nacional.

Posteriormente, a finales de ese mismo año, en el Informe Central al Segundo Congreso del Partido presentado el 17 de diciembre se recoge:

¨La agricultura habrá de desarrollarse mediante una mejora sustancial de los rendimientos, el uso de semillas de calidad, la aplicación de una agrotecnia adecuada y el aumento de las áreas de riego; el mejoramiento de la base alimenticia y las condiciones de manejo y control sanitario del rebaño; el incremento del número de vacas en ordeño; el aumento del índice de natalidad y la reducción de la mortalidad de los terneros; el aumento de la masa ganadera del Estado y de los campesinos…Deberá continuar la repoblación forestal e incrementarse las medidas de protección de los bosques y la fauna.¨

Fidel decidió sus últimos año a dejar, dentro de su inmensa obra, una estrategia para el fomento de pastos, forrajes y plantas proteicas. Transformó los alrededores de su casa en un laboratorio experimental, cuyas experiencias multiplicó como patrimonio del pueblo.

Y antes de mencionar el tercer ejemplo, no se puede dejar de referir, por su relación directa con ello, la entrevista personal de Fidel con un pequeño grupo de camagüeyanos en su casa, el 9 de enero del 2012, entre los que se encontraba el profesor Dr.C Modesto Ponce Hernández, en ese tiempo director de la estación Experimental de Pastos y Forrajes, radicada en el municipio de Jimaguayú, publicada en Adelante digital el 21 de noviembre pasado, en la que el profesor dijo:

¨ Fidel se refirió a que si nosotros lográbamos producir alimento animal con alto nivel proteico, podríamos prescindir del pienso y alimentar a los animales del trópico con masa verde abundante, complementada con plantas proteicas (moringa, morera y Tithonia) que permiten que el animal tenga un nivel proteico adecuado para los distintos destinos: reproductoras, vacuna lechera o reproductora de carne”.

Dos años después, el 27 de agosto de 2014, Fidel, de su puño y letra, le escribe una carta  a Jorge Luis Tapia Fonseca, primer secretario del Partido en la provincia, en la que dejaba explícito su último encargo a los camagüeyanos:

 “Me agrada mucho la idea de que la provincia de Camagüey vuelva a ser la provincia que más leche y carne produzca en el país, aún con mucho menos superficie que antes de ser una de las dos provincias creadas por la Revolución en el este del país…

¨De los 15 mil km cuadrados que aún le quedan a la provincia de Ignacio Agramonte, saldrán las riquezas que convertirán a Camagüey en un modelo de la nueva Cuba en el desarrollo agrícola e industrial, que tanto el pueblo de Cuba como el de la provincia puede y debe alcanzar…¨

Parte de esa respuesta ya fructifica.

Un centenar de consejos populares de Camagüey están  encargados de materializar en sus respectivas demarcaciones rurales y semiurbanas la encomienda del Comandante en Jefe, en primer lugar, para resolver la comida en cada comunidad cercana a tierras fértiles, con posibilidades de riego, donde se integran el esfuerzo de sus habitantes y  recursos de las entidades administrativas.

En el discurso que se refiere al inicio de este artículo, Fidel apuntaba:

¨Hay gentes que quisieran ya tener todas las bodegas repletas, que quisieran no tener libretas, que quisieran encontrar todo lo que desean.  Pero a la vez quisieran trabajar cuatro horas en vez de ocho, y dos en vez de cuatro, y una en vez de dos, y ninguna en vez de una.  ¿Y cómo se explica?  ¿Cómo puede nadie aspirar a liberarse del trabajo?  ¿Y por qué liberarse del trabajo, para qué liberarse del trabajo?”

La vigencia de esta expresión solo tiene una respuesta expresada por el propio Comandante en Jefe y reiterada en más de una oportunidad en los últimos tiempos por Raúl: Trabajar, trabajar y trabajar.

 

Convocados por Fidel…

Las Cátedras Honoríficas: “Agroecológica Julián Acuña Gale” y “Estudio del Pensamiento y Obra de Fidel Castro Ruz”

Convocan a todos los miembros de la comunidad universitaria a participar en el estudio del pensamiento y la obra de Fidel Castro Ruz relacionada con la actividad agropecuaria en los siguientes temas:
• Fidel como investigador en las ciencias agropecuarias.
• Tecnología agrícola y ganadera.
• Formación de profesionales para la actividad agropecuaria
• Producción de alimentos-salud.
• La agricultura y la ganadería ante la crisis ambiental.
• La obra de Fidel y la ganadería cubana y camagüeyana.
• Incorporación del pensamiento y la obra de Fidel Castro Ruz en la formación profesional de las especialidades agropecuarias.

Las contribuciones de los participantes se divulgarán en los espacios de la cátedra, talleres, eventos y fundamentalmente en los espacios donde se apliquen sus resultados.

Envié sus contribuciones a oscar.parrado@reduc.edu.cu

Superación Rural o la aventura de Marcelo García Rodríguez, el eterno soñador. I

En los tiempos que corren la educación y la salud reciben una atención priorizada por el estado como conquistas preciadas de la Revolución. Para  las generaciones más jóvenes, el derecho a la educación gratuita y de calidad lo vivencian como algo normal y que siempre ha existido, no les falta razón, pero para saber aquilatar lo que tenemos es necesario  mirar al pasado, solo así podremos disfrutar de un futuro mejor.

En estas páginas la Cátedra Agroecológica “Julián Acuña Galé”,  pretende rendir un sencillo, modesto pero merecido homenaje a Marcelo H.  García Rodríguez (1917-2002) destacado pedagogo camagüeyano, aunque nacido en Camajuaní, Villa Clara, que en tiempos difíciles para la patria, supo mantener en alto las banderas de la ética y la defensa del derecho a la educación de los niños y niñas del campo, incursionando con valentía y audacia en el periodismo mediante la revista Superación Rural (1946-1959).

Desde el  triunfo de enero de 1959, Marcelo se integró de lleno a la construcción de la nueva sociedad, y  hasta el final de sus días mantuvo su optimismo,  su valentía para luchar contra lo mal hecho y su fe en Fidel.

Tuve el placer de conocerlo personalmente en los avatares de la Campaña de Alfabetización, desandando caminos polvorientos de la provincia, en reuniones, cortes de caña, acompañando a mi madre activa participante en esa obra. En la medida que han pasado los años, la obra de Marcelo se ha ido agigantando ante mis ojos con la obra de la Revolución.

No pretendo en estas líneas hablar por tan insigne personalidad, le doy humildemente la palabra en las páginas de la  revista  que con tanto amor y sacrificio mantuvo en tiempos difíciles para Cuba.

En esta primera entrega Marcelo habla sobre la universidad que se abrió en Camagüey  en 1955 y que sucumbió producto de la corrupción al triunfar la Revolución.

 

 

 

 

 

 

 

 


Superación Rural, No. 1 enero de 1955
Superación Rural,  No. 4 abril de 1955
  Superación Rural, portada, No. 4 abril 1955

ES BIEN POCO PEDIR1

“Pedimos la solución de un gran anhelo camagüeyano: la Universidad cuyo proyecto está en manos del doctor José López Isa, actual Ministro de Educación.

Solicitamos la inscripción en los próximos presupuestos de los créditos necesarios para que  humildes conserjes de escuelas que llevan años  trabajando  sin recibir un centavo puedan cobrar sus pequeños haberes.

Pedimos becas para las juventudes campesinas, (ya que vivir en el campo no debe ser una desgracia, sino honra), ofreciendo oportunidades a jóvenes campesinos que desean estudiar el magisterio.

Pedimos que en el próximo gobierno “LOS MANENGUES”2 sean situados en otras Dependencias y que Educación sea un Ministerio Técnico.

Solicitamos respeto para los Escalafones, producto del trabajo, del esfuerzo y la dedicación.

Pedimos las casas prefabricadas ofrecidas el año pasado a importantes zonas que las necesitan con urgencia.

Solicitamos que los pagos a suministradores de las Escuelas Primarias Superiores  no se demoren tantos meses. Las Superiores Rurales debían comenzar siempre sus clases el mismo día que las Superiores Urbanas. De otra forma los programas no se pueden vencer.

Pedimos lo justo y lo humano.

Pedir lo justo y lo humano es bien poco pedir.”

LA UNIVERSIDAD

“Pueden observar el dibujo de nuestra portada. Antes de la oficialización, pocos profesores de cada Universidad cumplían cabalmente con sus compromisos con los estudiantes (parte superior) (Deben tenerse en cuenta ahora).

Cuando llegó la noticia de una posible oficialización, empezaron a frecuentar las Universidades los catedráticos que se habían arrepentido porque no veían claro. (El cubano sabe mucho o le han enseñado demasiado)…

Al notificarse a la provincia la segura oficialización, comenzó el “palanqueo” y al salir en la Gaceta el Decreto creando la Universidad, se formó el corre- corre (dibujo de la parte inferior). De las reacciones en estos últimos tiempos en relación con la Universidad he sacado mis conclusiones muy particulares (perdónenme la sinceridad y la franqueza)…

PRIMERA: Que la Universidad para Camagüey es una necesidad.

SEGUNDA: Que no es ni puede ser patrimonio de ninguna persona o grupito, sino de la provincia.

TERCERA: Que no deben admitirse recomendaciones políticas de nadie para cubrir las Cátedras aunque el individuo haya conseguido 500 votos… Si esto sucede ¡ pobre Universidad de Camagüey!…

CUARTA: Que todo el que quiera ser Catedrático universitario no puede serlo (Es un traje muy bonito pero que no se puede comprar en la primera tienda que uno encuentre. La  capacidad no se improvisa, ni se compra ni se alquila).

QUINTA: Que los incapacitados debían RENUNCIAR a ser Catedráticos. Se  lo pide Camagüey y los estudiantes universitarios que desean una verdadera universidad.

SEXTO: Que toda la actividad que realice la Universidad desde este momento debe ser  producto de un depurado estudio de las Facultades, ya que de los pasos iniciales de este Centro Superior depende su prestigio futuro o su lamentable descrédito.”

Sirvan estas entregas para que en un proyecto conjunto con la Biblioteca Provincial Julio Antonio Mella y otras instituciones  se digitalice esta revista  y llegue las nuevas generaciones de cubanos que luchan por la construcción de un socialismo, próspero y sostenible sin olvidar la historia.

Invitamos a los lectores a contribuir al conocimiento de la vida y obra  de este destacado educador revolucionario.

1Se respeta la ortografía original.

2 Vividor, corrupto.

Imprescindibles: Alvaro Reynoso Valdés

Por: Oscar L. Parrado Alvarez, Dr. C. Agrícolas, Profesor Titular, Departamento de Educación Agropecuaria, “Catedra Agroecológica Julián Acuña Galé”, Universidad de Camagüey “Ignacio Agramonte Loynaz” , oscar.parrado@reduc.edu.cu

“Hay en la juventud de hoy la misma energía que conquistó lauros imperecederos a la juventud de que era representante digno, en la ciencia y en la justa fama europea, el ilustre químico, el cubano Álvaro Reynoso.
José Martí ,   Patria. Sección ―En casa, junio de 1882. OC. t. 5 ,  p.373

alvaro reynoso foto

Con estas palabras de nuestro Apóstol, iniciamos este pequeño homenaje al gran sabio cubano que se distinguió por sus aportes a diversas ramas de la ciencia, desde su laboratorio, desde el campo y las socializó en más de 400 artículos publicados en revistas científicas y periódicos de la época, principalmente El Diario de la Marina, órgano de prensa que acogió sus publicaciones en los últimos cuatro años de su vida.

Nace Alvaro Reynoso Valdés en la hacienda cafetalera ―Nuestra Señora de la Luz el 4 de noviembre    de  1829.,  allí    recibe la  influencia  paterna  acerca  de la  agricultura.

En 1836 se traslada a la Habana 1836 se traslada con su familia a la Habana, cursa sus estudios en el Colegio de Carraguao (1836-1845).

El 9 de agosto de 1845 (15 años), matricula Filosofía en la Real y Literaria Universidad de la Habana. Y meses más tarde el 3 de febrero de 1846, matricula el 4to año de Filosofía. Se gradúa de Bachiller en Ciencias.

Ya el 3 de marzo de 1847, matricula medicina y cirugía. Obtiene una beca del Gobierno y viaja a Francia. Con 19 años matricula en la Facultad de Ciencias de la Universidad de París. Trabaja en los laboratorios de Eduard Robin y Théophile-Jules Pelouze.

Se relaciona con lo mejor de la ciencia europea de la época: Pierre Flourens, Mateo Orfila, Marcelin Berthelot, Justus Von Liebig, Isidore Geoffroy Saint Hilaire, F. Wöhler y Jules Duboscq entre otros.

Apenas  con veinte años publica su primer artículo científico:

― Noveau procedée pour reconnaitre l`iode et le brome‖. Comptes rendus, Académie des Sciences,  París,  avril  1849,  t.  XXVIII  pp.  562-565″.

El 8 de septiembre de 1856, a  la edad de 26 años. Defiende la Tesis para el Doctorado en Ciencias.: ―Recherches sur l`formation de l`ether‖. Imp. Mallet-Bachelier, París, 1856, 103 p. Théses presentées a la Faculté des Sciences de París pour obtenier le grade de Doctour en Sciences

En Mayo de 1857, es nombrado como Catedrático de Química aplicada a la agricultura y Botánica en la Escuela General Preparatoria de la Habana., y en Septiembre de 1857, nombrado Catedrático de Química Orgánica en la Universidad de Madrid.

Meses más tarde, el 25 de febrero de 1858, regresa a Cuba, trae un laboratorio de química, colecciones mineralógicas y una vasta biblioteca que incluye la colección de tesis de Mateo Orfila (8 000 tesis en 392 volúmenes).

Desde el 3 de octubre de 1858-julio de 1859, Catedrático de Química aplicada a la agricultura y Botánica en la Escuela General Preparatoria de la Habana. Entre 1859 y 1865, funge Director de los Anales y Memorias de la Real Junta de Fomento de la Real Sociedad Económica de la Habana.

Su primer libro lo publicó en Cuba a los 32 años:

Estudios progresivos sobre varias materias científicas, agrícolas e industriales. Colección de escritos sobre los cultivos de la caña, tabaco, maíz ,arroz y otros. Imp. ―El Tiempo‖, La Habana  ,  1861,  367  p. En el que trata acerca de los cultivos mencionados, boniato y ñames.

Incluye un epígrafe dedicado al Gobierno de los esclavos, donde propone disminuir los costos de producción mejorando el uso de las tierras; auxiliando la fuerza muscular del hombre con el uso de máquinas tiradas por animales conjuntamente con la instrucción profesional y la inversión de capitales. En el mismo expresa:

―Una de las circunstancias que más influencia tienen además de otras que ni siquiera enumeramos  ,  ejercen  sobre  el  trabajo  del  hombre,  es  el  estado  político   de  la    civilización en que se halla y el país donde vive‖

Propone medidas para mejorar las condiciones de vida y trabajo de los esclavos.

Describe un programa para formar un libro de observaciones agrícolas, como registro  de las observaciones realizadas. aplicando el método científico a la dirección del proceso productivo, incluyendo la publicación y socialización de los resultados de las observaciones en Congresos Agrícolas.

Además critica los modos de actuación de los mayorales, administradores de fincas y los hacendados y ofrece una visión de los sistemas de cultivos de Gasparin.

Su obra cumbre, Ensayo sobre el cultivo de la caña de azúcar, publicada en la Imprenta El Tiempo en 1862, tuvo en vida del autor  dos ediciones en español (1865, Madrid y 1878 en París), en 1865 se publicó en holandés y 1868 en Brasil ampliamente reconocida mundialmente es el Ensayo sobre el cultivo de la caña de azúcar que revolucionó la agrotecnia de este cultivo tan importante a nivel mundial , sin embrago en la Cuba colonial los intereses esclavistas no permitieron su aplicación consecuente. Esta obra mantiene su vigencia en muchos de los temas que trata. Es una obra de imprescindible consulta para aquellos que se dedican a la agricultura cubana desde la docencia, la producción , la extensión y las investigaciones.

alvaro reynoso cultivo caña

 

solicitud de reimpresion 1 solicitud de reimpresión 2 solicitud reimpresion3 solicitu de reimpresión 4
Fig. Solicitud de reimpresión del Ensayo sobre el cultivo de la caña de azúcar con fecha 30 de julio de 1863. Fuente: Archivo Histórico Nacional,ULTRAMAR,130,Exp.24

El 8 de junio de 1864 marcha a Europa hasta el 11 de mayo de 1883 . Luego Regresa a Cuba y colabora activamente con el Diario de la Marina del cual fue su redactor científico en los períodos 1858-1865 y 1883-1888, publicó 358 artículos de para divulgar diferentes temas relacionados fundamentalmente con la diversificación de la agricultura y la agroindustria azucarera., el 65% de ellos en el segundo período de su colaboración con este Diario.

Los temas tratados en ese periódico fueron los siguientes: agricultura cañera (26,5%), fabricación de azúcar (10,6%), especies textiles (13,7%),artículos relacionados con la Química (2,8%), otras especies cultivadas (17,9%) y otros temas (28,5%).

Aunque se le conoce como químico su obra escrita abarca una gran diversidad de temas.

alvaro reynoso temas

Su último artículo, titulado ―Investigaciones sobre el tabaco‖, apareció publicado el 18 de agosto de 1888 , días después de su muerte en la más absoluta miseria , víctima  de la tuberculosis  pulmonar  el  11  de  agosto.

El legado de Alvaro Reynoso forma parte de nuestra herencia cultural y debe ser conocido por nuestro pueblo.

Sirvan de acicate en ese empeño las ideas expresadas por nuestro Tercer Descubridor, Fernando Ortiz, en su Contrapunteo cubano del tabaco y el azúcar:

Lo más expresivo de nuestra historia económica es en realidad ese contraste multiforme y persistente entre las dos producciones que han sido y son las más características de Cuba., fuera de la breve y transitoria época de comienzos del siglo XVI, cuando imperaban la minería aurívora de los conquistadores y los yucales y hatos pecuarios para producir los casabes y tasajos conque se avituallaba a las expediciones de los adelantados. Así en lo interno como en lo externo, estudiar la historia de Cuba es en lo fundamental estudiar la historia del azúcar y del tabaco como los sistemas viscerales de su economía.

En esa historia hay un lugar destacado para la obra de Alvaro Reynoso Valdés.

 

Conozcamos el papasán…Coccinia grandis (L.) Voigt (Cucurbitaceae)

papasánamarillor

Por: Oscar L. Parrado Alvarez, Dr. C. Agrícolas, Profesor Titular, Departamento de Educación Agropecuaria, “Catedra Agroecológica Julián Acuña Galé”, Universidad de Camagüey “Ignacio Agramonte Loynaz” , oscar.parrado@reduc.edu.cu

Nombres vulgares

Pepino cimarrón, Pepinito cimarrón, Pepinillo cimarrón, Papasán (Cuba);  Tindora (Centroamérica y otros países de A. Latina); Ivy gourd , Scarlet fruited gourd, (países de habla inglesa);  Hong qua (China); kan-duriki-bel, kundru (India).

Descripción

Planta trepadora, perenne. Tallos de más de 5 metros de largo, lisos. Hojas de 3-11 x 3-13 cm, acorazonadas o lobuladas con 3-5 lóbulos triangulares. Parte superior de la hoja  lisa, con pústulas blancas. Parte inferior de la hoja, con glándulas de color más claro que la hoja, nerviaciones con algunas pústulas blancas. Zarcillos simples. Flores masculinas 1 (-3) solitarias. Flores femeninas solitarias 1(-2).  Fruto globoso a elipsoide, en formas cultivadas cortamente cilíndrico 3-4,5 x 1,5 cm, liso,  inmaduros verdosos con manchas y/o líneas pálidas, al madurar de color rojo escarlata. Semillas numerosas de  5-7 x 2,5-3,5 x 1.2 mm (largo, ancho, grosor) asimétricamente obovadas.

Exigencias ecológicas

Suelos  con buena aireación y drenaje, siendo los terrenos franco y franco arcillosos los más adecuados, preferiblemente ricos en humus o materia orgánica, pH de 5.5 a 7.5. Diez horas luz para florecer. Humedad relativa entre 80-90%. Para la floración y fructificación se requieren temperaturas de 20 a 25°C.

Agrotecnia
Se plantan los esquejes de 25 cm sobre espalderas a 2.5-3 m de narigón y 2-3 m de calle. Si se propaga por semillas pueden esperarse entre 30-35% de plantas masculinas.  No es exigente al riego. Se cosecha a los 45-50 días cada dos días, tanto verdes para encurtidos como maduros. Según   la experiencia de los productores crece  rápidamente y en 45-50 días ya está en producción, florece todo el año y es una especie rústica.

Un exceso de follaje reduce la producción por lo que se recomiendan podas. Los frutos son verdes y en el punto de cosecha se asemejan al pepinillo, de textura crujiente, jugosa de sabor suave, ligeramente amargo y que al madurar se tornan de color escarlata. En Honduras reportan rendimientos de 81.3 t/ha durante el período de junio a diciembre de 2005 en el que se realizaron 88 cosechas  de frutos.

Consumo

Los frutos maduros se consumen frescos, en batidos con sabor parecido al mamey colorado; los verdes pueden encurtirse, consumirse en brochetas;  con los maduros se elaboran además pastas condimentadas, que tienen un gran valor como colorantes de arroces, salsas etc. Existe una fuerte tradición de consumo de esta planta en la India tanto las hojas, brotes jóvenes frutos inmaduros y maduros. Este vegetal se puede consumir desde guisado hasta pre-cocido al horno. Se puede acompañar con mariscos, pastas y otros alimentos como arroz y habichuela.

Propiedades medicinales comprobadas

La  planta completa tiene propiedades farmacológicas  como: antipirética, analgésica, antiinflamatoria, antimicrobiana, antiulcerosa, antidiabética, antioxidante, hepatoprotectora, y antitusiva.

Enemigos naturales

Se reportan los enemigos naturales que afectan a las especies de cucurbitáceas como el melón, la calabaza, el melón  y el pepino.

Valor nutricional Los frutos maduros son ricos en carotenoides que tienen un gran valor antioxidante y solo es superada en los carotenoides totales por la zanahoria como se nota en el cuadro, un detalle importante es la presencia en el papasán de carotenoides que no posee la zanahoria (Zeaxantina, Neoxantina y Violaxantina).

Tabla 1. Carotenoides (mg ⁄ 100 g masa seca ) y Equivalente de Retinol (ER)= 6 mg β -caroteno ó 12 mg de α -caroteno

 

Carotenoides

Tabla 2.  contenido de nutrientes y valor energético (mg/100 g)

Hierro 1,4 Proteínas 1,2
Calcio 40 Grasas totales 0,1
Potasio 30 Carbohidratos 3,1
Energía (kcal/taza) 18 Fibra dietética 1,6

Acerca de su cultivo en Cuba

Aunque no es una especie de reciente introducción, pues se conoce su cultivo por reportes en la literatura botánica cubana  desde el pasado siglo, actualmente se promueve su cultivo en los diferentes espacios productivos de la Agricultura Urbana, Sub Urbana y Familiar, obteniéndose resultados muy favorables en las fincas: “La Mora”, unidad de referencia nacional perteneciente a la CCS Emiliano Montes de Oca, del municipio de Guanabacoa; “Las Y de Calzadilla” en Las Tunas” Cuarta Corona de la Agricultura Urbana. Esta última, visitada en un Viaje de Estudio del Proyecto “Sistemas de producción para la toma de decisiones en el contexto de cambio organizacional” a la Zona Oriental, donde se pudo apreciar tanto el cultivo, como la producción de salsa condimentada con la pulpa de frutos maduros de “papasán”, en la Mini industria establecida en la finca.

Más vale precaver…
Se ha declarado como especie invasora en Australia, y en las Islas de Hawaii, por su rusticidad, rápido crecimiento  y facilidad de propagación de forma vegetativa (esquejes, fragmentos de tallo y raíces tuberosas), así como la dispersión de sus semillas por las aves.

En Cuba se considera como especie potencialmente invasora por lo que deben tomarse medidas adecuadas  en su manejo, que contribuyan a evitar su dispersión descontrolada.

Referencias

Alain, H (1964). Flora de Cuba, Vol.  V, Rubiales-Valerianales-Cucurbitales-Campanulales-Asterales. La Habana, Ed. Asociación de Estudiantes de Ciencias Biológicas, Publicaciones, p. 158

Arias Heredia, J. J., Mesa Florián, Y., González Cuesta, J., & Rondón. (s.f.). Cultivo y mercadeo de la Tindora (Coccinia grandis (L.) Voigt. Esporas, 87-102.

Bangera S. M, R. K. Sangeetha & V. Baskaran (2011). Provitamin-A and xanthophyll carotenoids in vegetables and food grains of nutritional and medicinal importance. International Journal of Food Science and Technology 2011, 46, 315–323

Cabrera, C. (2014). El pepinito de Sancti Spiritus. Se puede vivir en Ecópolis, 41, 11-13.

Carrobello, C. (28 de 09 de 2016). http://bohemia.cu. Recuperado el 01 de 10 de 2016, de El cultivo de la perseverancia: El cultivo de la perseverancia _ Revista Bohemia.htm

Ghadge, A. G., Karmakar, K., Devani, R. S., Banerjee, Mohanasundaram, B., Sinha, R. K., y otros. (2014). Flower development, pollen fertility and sex expression analyses of three sexual phenotypes of Coccinia grandis. Bio Med Central Plant Biology, 14, 325-340.

González Torres, R., R. Rankin & A. Palmarola (2012). Plantas invasoras en Cuba, Bissea , 6(NE1) 140 p., 63

Hammer , K., M. Esquivel, M. & H.  Knüpfer   (91992″y tienen faxones y fabas muy diversos de los nuestros…” Origin, evolution and diversity of cuban plant genetic resources. IPK Gatersleben 3 t. Vol. 2. Cap. 14: 213-454., p. 268

Holstein, N. (2015). Monograph of Coccinia (Cucurbitaceae). PhytoKeys , 54, 1-166, doi: 10.3897/phytokeys.54.3285

 Ministerio de Ciencia Tecnología y Medio Ambiente (2012). Estrategia Nacional para Prevenir, Controlar y Manejar las Especies Exóticas Invasoras en la República de Cuba (2012 – 2020)

Padmaja. (2016). Cook Eat Share. Obtenido de Receta Tindora/Dondakaya curry: http://cocinarcomercompartir.com/

Pekamwar, S. S., Kalyankar, T. M., & Kokate, S. S. (2013). Pharmacological Activities    of    Coccinia    Grandis:    Review.    Journal    of    Applied Pharmaceutical Science, 3(5), 114-119.

Roig, J. T. (2014). Diccionario botánico de nombres vulgares cubanos, 4ta ed. La Habana:   Científico Técnica.

Shaina, T. J., & Suhara Beevy, S. (2012). Morphological variation and evolutionary  significance  of  Coccinia  grandis  (L.)  Voigt:  an  under-exploited cucurbitaceous vegetable crop. Plant Syst. Evol., 298, 653-659.

Singh, B., Winkel, D. E., & Selvarajan, T. T. (2013). Managing diversity at work: Does psychological safety hold the key to racial differences in employee performance? Journal of Occupational and Organizational Psychology, 86, 242-263.

 

Instituto Politécnico Agropecuario “Alvaro A. Barba Machado” una fragua centenaria y sus graduados destacados.

 

Por: Oscar L. Parrado Alvarez, Dr. C. Agrícolas, Profesor Titular, Departamento de Educación Agropecuaria, “Catedra Agroecológica Julián Acuña Galé”, Universidad de Camagüey “Ignacio Agramonte Loynaz” ,  (Graduado del Instituto Tecnológico de la Caña “Alvaro Barba Machado“, 1972), oscar.parrado@reduc.edu.cu

La enseñanza de la agricultura  en Cuba, tiene su génesis en los intentos de Ramón de La Sagra que se materializaron en 1824[1] con la apertura y funcionamiento en los terrenos del Jardín Botánico, de una Escuela “donde además de la Botánica se enseñara prácticamente a mejorar el cultivo de los frutos primeros y más comunes de la isla”[2].

En 1855 se crea en La Habana la escuela de agrimensores y maestros de obras, y la de agricultura y veterinaria en 1860. Los docentes de estas escuelas estaban a cargo de los profesores de la Escuela General Preparatoria.

La agricultura aparece formalmente en la escuela de la época colonial con el Real Decreto del 15 de julio de 1863[3], (Pezuela, 1863) que esclarecen y profundizan en su tratamiento en la primera enseñanza elemental y superior, la segunda enseñanza y la formación de maestros. Características similares tuvo el Plan de Estudios de 1880. No obstante su implementación en Cuba presentó dificultades.

El primer intento hasta ahora conocido acerca de la creación de una Granja Escuela en la ciudad de Camagüey para la enseñanza teórica y práctica de la agricultura, datan de 1883, tal y como se evidencia en la propuesta, sobre la base de las experiencias en la Península, donde la dirección de la formación estuviera a cargo de un ingeniero agrónomo competente y  conocedor del país (Ministerio de Ultramar, Dirección de Administración y Fomento, Negociado de Agricultura, 1883).[4]

solicitud granjs
Ministerio de Ultramar, Dirección de Administración y Fomento, Negociado de Agricultura. (1883). Creación de una granja escuela en Camagüey y organización del servicio agronómico suprimido por Real Decreto de 30 de agosto de 1883. Acompaña Gaceta de Madrid de 20-VII-1882., Legajo 154 (10), ES-AHN-28079-UD-178138 – ES-AHN-28079-UD-1336250. Madrid. (Fragmentos).

 Con el objetivo de propiciar el desarrollo agrícola del país en 1909 se decretó construir una granja escuela agrícola en cada una de las antiguas provincias de Cuba. La de Camagüey se ubicó en la finca “Los Muñecos”  lugar donde acamparon las tropas mambisas de la guerra de independencia de 1895 y se inauguró el 1 de octubre de 1916 con el nombre de Gaspar Betancourt Cisneros, “El Lugareño” en honor a este ilustre camagüeyano. El    primer director fue el Ingeniero Roberto Luaces Waring quien fuera Secretario de Agricultura y colaborador de Juan Tomás Roig en las expediciones botánicas a Camagüey y condujo este centro durante 18 años, Luaces se destacó por su labor encaminada a garantizar la formación de los estudiantes y el desarrollo agropecuario del territorio camagüeyano , con las limitaciónes consecuentes de la época.

lugareño

Roberto L. Luaces Waring, primer director de la Granja Escuela de Camagüey, "Gaspar Betancourt Cisneros" anexo2 b
Gaspar Betancourt Cisneros
 Roberto L. Luaces Waring
Detalle de la ubicación de la finca “los Muñecos”. Fragmento del Croquis de la zona de cultivos de Puerto Príncipe, 6 de octubre de 1873. Fuente: Archivo Nacional de Cuba

 Graduados destacados

En el decursar de un siglo, los graduados de este centro se han destacado en diversas esferas de la actividad humana como en las luchas revolucionarias en diferentes etapas; la actividad científica; la docencia; la dirección en organismos estatales; el deporte y otras actividades. A continuación, se hace referencia a Álvaro Andrés Barba Machado destacado por su actividad revolucionaria en la lucha contra Batista y en la dirección de la actividad forestal en el país; Julián Acuña Galé, eminente botánico y agrónomo; Eliseo Acosta Pérez y Pedro Pablo Acosta Pérez que jugaron un papel importante en la investigación y la producción cañera en el país y Pedro Omar Carrero Moreno, gloria del deporte cubano.

Álvaro Andrés Barba Machado

Nació el 4 febrero de 1923 en la finca “La Margarita”, poblado de Martí, barrio rural de Cascorro, provincia de Camagüey. Estudió Maestro Agrícola en la Escuela Provincial de Agricultura” Gaspar Betancourt Cisneros” de Camagüey (1941-1945), donde fue primer expediente lo que le permitió obtener una beca en la Estación Agronómica de Santiago de las Vegas y trabajar con Roig y Acuña, estudia ingeniería agronómica en la Universidad de La Habana desde 1948 hasta 1955 donde fue presidente de la FEU de la Escuela de Agronomía desde 1949 hasta 1951 y presidente de la FEU de La Universidad de La Habana desde enero 1952 hasta 1953; paralelamente realizó estudios de Silvicultura en la Escuela Forestal Conde de Pozos Dulces.

La vida del “Guajiro Barba”, como le llamaban sus conocidos más allegados, estuvo marcada por los sacrificios del hombre de campo y sin abandonarlo, estudió en la Escuela Provincial de Agricultura” Gaspar Betancourt Cisneros” de Camagüey y luego ingresó a la carrera de agronomía en la Universidad de La Habana. En 1954 con notas sobresalientes se titulaba de ingeniero agrónomo.

 Revolucionario cabal, con profundas convicciones el 31 de enero de 1952 fue electo presidente de la FEU y afrontó con valentía la lucha contra el tirano Fulgencio Batista en la inolvidable marcha de las antorchas, en la que Fidel tomó parte y de la despedida de duelo que pronunciara en enero de 1953 cuando asesinaron al mártir estudiantil Rubén Batista Rubio

“Para nosotros su prematura muerte -dijo Álvaro– constituye un juramento más ante el altar de la Patria, seguir en el deber que la historia nos ha señalado. Jamás podremos fallarle a Rubén. Rubén representa en nuestra historia un jalón de altivez, de abnegación y de sacrificio en el largo martirologio universitario”.

alvaro barba1 alvaro barba2
En sus años de estudiante universitario
Conversando con Fidel

Su verticalidad revolucionaria se expresa el 27 de noviembre de 1954, al hablar en el Mausoleo a los Mártires de 1871: “Mi única satisfacción es combatir al actual régimen, sirviendo a la libertad con riesgo de mi vida, sin pedir por ello más premio que la satisfacción del deber cumplido”.

Fue jefe del Departamento Forestal y Frutal del INRA desde 1960 hasta 1962, ubicado en el piso 13 del edificio Sierra Maestra (Actual MINFAR). Cuando el Boeing 707 se precipitó a tierra el 27 de noviembre de 1962, él y otros integrantes de una delegación oficial de Cuba se disponían a regresar de una conferencia de Naciones Unidas sobre alimentación y agricultura, FAO, celebrada en Río de Janeiro, de donde partió la nave con destino a Lima-Callao.

Después de su fallecimiento se establece la Distinción Álvaro Barba Machado por el Sindicato Nacional de Trabajadores Agropecuarios y Forestales (SNTAF) para ser otorgada a los trabajadores destacados de este sector, que cumplan 20 años las mujeres y 25 los hombres.

 Julián Baldomero Acuña Galé

Primogénito en una familia de doce hijos del matrimonio entre Domingo Acuña Acuña y Luz Galé Nápoles, nace el 27 de noviembre de 1900 Acuña en la finca San Pedro, en Camino de Cachaza (Camagüey). Su padre, pequeño agricultor, su madre era hija de un oficial del ejército español, por lo que esta pasa su niñez en la patria paterna, donde adquiere una sólida educación. El padre, siguiendo la tradición de las familias campesinas en la época, vincula a todos sus hijos varones en las labores del campo, lo que distancia a los niños de la escuela en la primera etapa de su formación. En su infancia y adolescencia, conjugó el trabajo agrícola, el aprendizaje de las primeras letras en su hogar campesino y su curiosidad por la naturaleza.

De esa etapa Acuña relata:

“Desde nuestra niñez fuimos hacia la naturaleza obedeciendo un impulso espontáneo, por simple atracción hacia los fenómenos naturales, no significando sacrificio afrontar las dificultades que implicaría añadir una observación y una experiencia más.”

Los domingos mi paseo era ir por el campo con Pimentel. El me enseñaba a conocer las plantas, sus nombres vulgares, las semillas. A veces me sorprendía y venía con preguntas: me realizaba un examen. A los 14 años ya nos eran familiares todas las plantas que fueron conocidas con nombres vulgares por el amigo Pedro, así como la fauna y minerales de la zona, colectando allí nuestras primeras plantas desconocidas, para que fueran identificadas por el doctor Roig a través del Padre Borrás.”

 La madre interesada por la educación de sus hijos, logró que su esposo comparar una casa en la calle Pobres esquina a Triana, a escasa dos cuadras de las Escuelas Pías, donde terminó la escuela primaria a los 16 años, allí valoraron su interés por los estudios y las dificultades económicas de la familia, por lo que el director intercedió con el ingeniero Roberto L. Luaces Waring, para que cursara gratuitamente los estudios en la Granja Escuela Gaspar Betancourt Cisneros.

A la edad de 18 años inicia sus estudios en la Granja Escuela Agrícola de Camagüey y en 1920, los estudios de Maestro Agrícola siendo el primer expediente de su curso. El director, lo recomienda al Dr. Juan Tomás Roig en carta del 13 de noviembre.

[…] este muchacho es del campo, conocedor de las plantas y maderas del país y mucho más, amante de los mismos, pero al propio tiempo tiene un gran interés por los insectos y los suelos de Cuba y su aplicación agrícola […]

anexo3

Copia facsimilar de la recomendación del Director de la Granja Escuela Gaspar Betancourt Cisneros, Ing. Roberto L Luaces Waring, enviada al Dr. Juan Tomás Roig con fecha 13 de noviembre de 1920, sobre las cualidades del joven Julián Acuña Galé. Fuente: Expediente personal en el Archivo del Instituto de Investigaciones Fundamentales de la Agricultura Tropical (INIFAT), entonces Estación Experimental Agronómica de Santiago de Las Vegas.

Gran parte de su vida transcurrió en la Estación Experimental Agronómica de Santiago de las Vegas, hoy Instituto de Investigaciones Fundamentales de la Agricultura Tropical (INIFAT). El 6 de mayo de 1921 es nombrado estudiante ayudante con un salario anual de $600.00 bajo la dirección del Doctor Stephen C. Bruner. Dos años más tarde matricula en la Escuela de Ingeniería Agronómica y Azucarera de la Universidad de la Habana, combinando sus estudios con las tareas de investigación, graduándose  en 1930.

En 1932 perfecciona su formación profesional en el New York Botanical Garden, de Estados Unidos. En el propio año es nombrado jefe del Departamento de Botánica de la Estación Experimental de Santiago de las Vegas, donde ocupa también el cargo de Director entre los años 1934 y 1936.

Se desempeña como asesor del Banco Agrícola e Industrial de Cuba. Desarrolla interesantes trabajos taxonómicos, así como estudios botánicos en general, pero su mayor dedicación se enrumba hacia la Botánica Económica, abordando en sus investigaciones aquellos problemas que afectan a los principales cultivos, ofreciendo valiosos aportes a la agricultura en su patria. En ese sentido, estudia nuevas especies de posible utilidad económica, y entre sus múltiples investigaciones se destaca por sus trabajos, en colaboración con otros técnicos cubanos y norteamericanos, sobre especies productoras de fibras, como el kenaf y el ramié.

Realiza estudios vinculados con el arroz, confirmando la naturaleza virosa de la enfermedad denominada Raya blanca, así como estudios fitoquímicos e introducción de plantas forrajeras para el mejoramiento de la ganadería. Durante 50 años mantuvo estrechos lazos con su maestro, el Dr. Juan Tomás Roig Mesa, caracterizados por el respeto, la honestidad científica y la modestia. Siempre mantuvo relaciones con el centro que lo formó, ya sea en colectas como en el aporte de plantas

acuña1 acuña y roig
Julián Acuña Galé trabajando en el Herbario de la Estación Experimental Agronómica. Marzo 1954. Fuente: Expediente de Julián Acuña Galé, Archivo del INIFAT
Foto de Acuña con Roig en la casa que este último ocupó en la EEA. 1969. Fuente: Expediente de Julián Acuña Galé, Archivo del INIFAT

Aportes a las Ciencias Agrícolas

Estudio de la biología floral del cacao y el aguacate, especies de ñame y malanga; introducción de especies útiles para el cultivo. Frutales (Rollinia), forestales (Khaya), oleaginosas (Elaeis), textiles (Urena), así como la  aclimatación especies de Coffea ;  estudios de la fitotecnia de cultivos como el ramie, malva blanca, kenaf (fibras), oleaginosas (higuereta, soya), granos (frijoles) y plátano fruta; pionero en la hibridación interespecifica de diversas especies cultivadas y parientes silvestrs afines: fruta bomba (Carica papaya x C. pubescens), el anón (Annona squamosa x A. bullata) la piña (Ananas comosus x Bromelia pinguin); realizó trabajos de selección en tomate, plátano fruta y maíz; aportó a la silvicultura en lo que concierne al cultivo de la teca y las caobas africanas; estudió la biología y ofreció valiosas recomendaciones para el manejo de las malezas cubanas evidenciada en su obra publicada: Plantas indeseables en los cultivos cubanos; su estudio de las especies melíferas le permitió publicar su obra, Plantas melíferas de Cuba, clásico en esta área del conocimiento; introdujo la aplicación de métodos estadísticos en las investigaciones agrícolas y el  enfoque ecológico en el estudio de los suelos; realizó aportes a la Fitopatología de la papa, el arroz, el plátano, la fruta bomba y otros cultivos; Dirigió el Departamento de Horticultura en 1934.

Falleció el 24 de julio de 1973 al sufrir un infarto en la escala que hizo en México cuando viajaba hacia El Salvador a visitar a sus nietos.

aguñalibros
Algunas obras de Julián Acuña Galé relacionadas con la botánica y la agricultura

 Eliseo Acosta Pérez

El destacado técnico azucarero Eliseo Acosta Pérez, de origen campesino procedente en Esmeralda, parte de una numerosa familia de 12 hermanos, con tradición cañera, a los 9 años inició su vida laboral y a los 13 era pesador en un chucho cañero en el período de zafra. Sus esfuerzos por ayudar en el duro bregar económico de la época no fueron obstáculos para su interés por el conocimiento y la investigación. Así logró concluir estudios en la Escuela Provincial de Agricultura de Camagüey, donde se graduó en 1940 de maestro agrícola. En 1952 fue nombrado administrador de 10 colonias en el central Jaronú, (Brasil) hasta 1959.

eliseo1 pabloalberto
Eliseo Acosta Pérez, al centro, en compañía de sus hermanos, Mario (izquierda) y Pedro Pablo (derecha). Fuente: En memoria de Eliseo Acosta Pérez, Revista ATAC, No.2, 2008, p.56
Alberto Acosta Pérez, Maestro Agrícola y profesor del Instituto Tecnológico de la Caña, centro en el que se jubiló. (Foto en un encuentro de graduados en  2003)

 En el período revolucionario,  Eliseo dirigió la Estación Experimental de la Caña de Camagüey, donde se seleccionó a la variedad Ja 60-5, la cual se convirtió después en la mejor y más extendida variedad de caña obtenida en Cuba en la segunda mitad del siglo XX, sustituyendo a la Barbados 43-62 como principal variedad, cuando se produjo el gravísimo daño de la Roya. Fue fundador de la Estación Experimental Práctica de Tayabito y del local de investigación habilitado en la azotea de su propio domicilio, aportó al país las variedades Tayabito, entre ellas, Ty 70-17, Ty 76 – 25, Ty 86 -28 y Ty 85-5E. Entre sus reconocimientos se encuentran: el grado de Doctor Honoris Causa de la Universidad de Camagüey en1982, la Universidad de La Habana le otorgó la categoría de Doctor en Ciencias y el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente el de Investigador de Mérito, la Universidad de Matanzas le nombró Profesor Honorífico de la Cátedra Álvaro Reynoso, recibió además el diploma de técnico más destacado en el decenio 1971-1980.

 Pedro Pablo Acosta Pérez

Destacado  agrónomo con una vida activa por más de 50 años, siempre en el sector azucarero. Se ha desempeñado como inspector de campo, profesor del tecnológico Álvaro Reynoso, investigador en el Instituto de Investigaciones de la Caña de Azúcar de la Academia de Ciencias de Cuba. Especialista durante 37 años y 10 como asesor del ministro del Azúcar. Asesor de caña de azúcar de la Asamblea Nacional del Poder Popular. Tiene más de 200 artículos publicados en revistas y otros medios de difusión. Socio de Honor de la ATAC (ATAC, 2009).

pedro Pablo
Pedro Pablo Acosta Pérez

Pedro Omar Carrero Moreno

Según un estudio biográfico realizado en vida de Carrero (Muñoz Díaz & Negrín Pérez, 2010) se expresa que,  es natural de la loma de Lowrey, Florencia (actual Ciego de Ávila) donde nace en el seno de un familia humilde y pobre el 13 de Mayo de 1949. En ese lugar cursa sus estudios primarios, estudia la Secundaria Básica el 7º y 8º grado en Falla (Enrique Varona), allí demuestra su afición por la práctica del béisbol, continúa  sus estudios en la Escuela Básica Agrícola de Cascorro donde realizó dos años de básica agrícola y de allí lo trasladaron al Instituto de la Caña en Camagüey graduándose de Técnico Agrónomo en 1971. En este período sólo participó en un juego organizado, siendo un miembro del equipo de Vertientes, obteniendo el equipo el campeonato provincial, por el desempeño como atleta fue seleccionado e hizo el mérito para participar en el Campeonato Nacional, pero como era un estudiante del Tecnológico  de la Caña “Alvaro Barba Machado”, en aquella época no lo dejaron participar en el evento. Sus estudios superiores en la Licenciatura en deportes licenciado culminando con Título de Oro en 1986, y continúa su superación post graduada.

carrero prensa carrero campeonato mundial
Referencias a sus victorias en la XV Serie Nacional en la que el equipo Ganaderos resultó campeón. Periódico Adelante, Camagüey.
Al centro recibiendo el trofeo del Campeonato Mundial de 1976, a la izquierda Agustín Marquetti, a la derecha el mentor Servio Borges.

La actividad de Pedro Omar conocido como “El Guajiro de Florencia” en el beisbol cubano, se profundiza en el artículo de Fernando Rodríguez  (Rodríguez, 2015),  autor de varios libros sobre estrellas del béisbol cubano (“Pase usted Señor Jonrón. La verdad sobre Cheito Rodríguez”, “Armando Capiró. Grande por siempre” y “Antonio Muñoz. Del Escambray a Tokio”. Este autor proporciona datos importantes acerca de Carrero.

Participó en 17 Series Nacionales con los equipos: Granjeros, Ganaderos, Camagüeyanos y con Ciego de Ávila, integró los  equipos campeones: Ganaderos y Camagüeyanos. Como pelotero activo juega por vez primera en la Serie Nacional de 1971-1972. En 1978 tuvo problemas en su brazo de lanzar y le afectó el rendimiento hasta que gracias a los cuidados médicos y su dedicación pudo volver a los planos estelares en 1980.

Carrero, fue el décimocuarto lanzador en llegar a las 100 victorias en Series Nacionales en enero de 1983, durante la XXII Serie en juego lanzado contra Metropolitanos. En el momento de su retiro era el segundo en temporadas jugadas y lechadas propinadas en ambas detrás de Braudilio Vinent, tercero en juegos lanzados -superado por Vinent y Lázaro Santana- y victorias, aventajado por los estelarísimos Braudilio Vinent y Rogelio García.  Formó parte de la Preselección Nacional ininterrumpidamente entre 1974 y 1978, después de 1980 a 1983, y en 1986. En total participó en tres Campeonatos Mundiales, un Centroamericano y un Panamericano, entre otros topes y eventos de menor importancia que totalizaron catorce, en los que obtuvo 13 victorias con una derrota.

 En la actualidad está entre los primeros en juegos completos, lechadas, y promedios de carreras limpias para el que le batearon los contrarios. Siempre será recordado como el artífice del costalazo, lanzamiento muy difícil de batear, sobre todo como lo hacía Carrero, con control y en la zona baja y pegada, muchas veces sus lanzamientos se convertían en sliders. También tiraba recta de 87 millas como promedio que le llegaba por momentos a 90, tenedor y “sinker ball”, con lanzamientos por encima del brazo, a tres cuartos y por debajo del brazo.

 Bibliografía

ATAC. (2008). En memoria de Eliseo Acosta Pérez. ATAC, 2, 56.

ATAC. (2009). Premio por la Obra de la Vida a 19 trabajadores azucareros. Revista ATAC(1), 19-23.

Luaces Waring, R. L. (1920). Recomendación de Julián Acuña Galé, enviada al Dr. Juan Tomás Roig , 13 de noviembre de 1920. Camagüey.

Mayea Silverio, S., & Herera Isla, L. (2002). La enseñanza de la Sanidad Vegetal en Cuba. Fitosanidad, 6(3), 47-53.

Ministerio de Ultramar, Dirección de Administración y Fomento, Negociado de Agricultura. (1883). Creación de una granja escuela en Camagüey y organización del servicio agronómico suprimido por Real Decreto de 30 de agosto de 1883. Acompaña Gaceta de Madrid de 20-VII-1882., Legajo 154 (10), ES-AHN-28079-UD-178138 – ES-AHN-28079-UD-1336250. Madrid.

Muñoz Díaz, R., & Negrín Pérez, R. (2010). Pedro Omar Carrero Moreno: un deportista de honor. EFDeportes.com, Revista Digital, 149, http://www.efdeportes.com/.

Pezuela, J. d. (1863). Instrucción Pública. En J. d. Pezuela, Diccionario geográfico, estadístico e histórico de la Isla de Cuba, TomoIII (págs. 432-457). Madrid: Imprenta del establecimiento de Mellado.

Popov, A. (1937). Request of rice varieties to Director of Camagüey, Granja Escuela, 20 -III-1937. Leningrad,, URSS: Institute of Plant Industry of the Lenin Academy of Agricutural Sciences.

Rodríguez, F. (2015). Estrellas de Siempre: Omar Carrero Moreno, el pitcher costalazo. Recuperado el 3 de 09 de 2016, de Pasión Magazine: http://www.pasionmagazine.com/2015/10/estrellas-de-siempre-omar-carrero-moreno-el-pitcher-costalazo/

Saco, J. (1960). Colección de papeles científicos, históricos, políticos y de otros ramos sobre la Isla de Cuba ya publicados, ya inéditos. Tomo primero. La Habana: La Habana, Dirección General de Cultura, Ministerio de Educación, pp. 326-330.

Sagra, R. (1825). Discurso leído en la apertura pública de la cátedra de botánica agrícola por su profesor en la tarde del día 10 de octubre de 1824. Impreso por orden de la Real Sociedad Patriótica. Imp. Del Gobierno y Capitanía General por. La Habana.: Imp. Del Gobierno y Capitanía General por S.M.

Notas:

 [1] Cfr: Sagra, Ramón de la (1825). Discurso leído en la apertura pública de la cátedra de botánica agrícola por su profesor en la tarde del día 10 de octubre de 1824. Impreso por orden de la Real Sociedad Patriótica. La Habana. Imp. Del Gobierno y Capitanía General por S. M., 1825; Saco, José A. (1960). Colección de papeles científicos, históricos, políticos y de otros ramos sobre la Isla de Cuba ya publicados, ya inéditos. Tomo primero. La Habana, Dirección General de Cultura, Ministerio de Educación. pp. 326-330

[2]  Pezuela, Jacobo de la (1863). Diccionario geográfico, estadístico, histórico de la Isla de Cuba. Tomo Tercero, Madrid. Imp. De Mellado, p. 265

[3] Pezuela, Jacobo de la (1863). Diccionario geográfico, estadístico e histórico de la Isla de Cuba. Tomo 3. (páginas 432-457) Instrucción pública. Madrid, Imprenta del establecimiento de Mellado

[4] “[…] El estado de este expediente, ni tampoco el Real Decreto de 18 de junio del año pasado cuyo artículo 14 precisa que cada provincia podría establecer en su capital respectiva un Instituto con sujeción al mismo Plan de Estudios de la Península que determina que una de las asignaturas que contribuirán la enseñanza de la agricultura, puesto que ni la granja, así el Camagüey se ha establecido ni ninguna otra, y la agricultura tampoco se enseña como correspondería a llegado el caso de adoptar algunas disposiciones enérgicas para acabar de una vez con abandono (ilegible) y para que la agricultura se enseñe en Cuba de una manera teórica y práctica. Para conseguirlo pudiera emplearse en primer lugar el mismo procedimiento que en la Península, es decir que en todos los Institutos de la Isla se enseñe dicha asignatura por un Ing. Agrónomo que a la vez sería Sec. de la Junta de Agricultura de la Provincia.  Segundo que se nombre una persona competente y conocedora de la agricultura del país , Consejero Superior de Agricultura, a quien pudiera consultarse todos los asuntos de este ramo y fuera el encargado de la vigilancia de las Juntas de Agricultura de las provincias y de revisar los datos estadísticos necesarios para remitir anualmente una memoria general acerca de la agricultura de la Isla  y de los trabajos realizados para difundir la enseñanza teórica y práctica de la misma […]

Vivir bien o vivir mejor: la sabiduría de nuestros antepasados.

Por: Oscar L. Parrado Alvarez, Dr. C. Agrícolas, Profesor Titular, Departamento de Educación Agropecuaria, “Catedra Agroecológica Julián Acuña Galé”, Universidad de Camagüey “Ignacio Agramonte Loynaz” , oscar.parrado@reduc.edu.cu

A menudo se habla acerca de vivir mejor, ¿Pero realmente conocemos el significado de los que estamos hablando? Para profundizar en el tema traemos a colación la cosmovisión de los pueblos indígenas sudamericanos, muy poco conocida en nuestro país.

En  estos  tiempos  cuando  se  habla  de sostenibilidad , los pueblos indígenas originarios están  trayendo  algo  nuevo  (para  el  mundo moderno) a las mesas de discusión, sobre cómo la humanidad debe vivir de ahora en adelante, ya que el mercado mundial, el crecimiento económico, el corporativismo, el capitalismo y el consumismo, que son producto de un paradigma occidental, son en diverso grado las causas profundas de la grave crisis social, económica y política.

Los paradigmas de vida dominantes perciben al individuo como el único sujeto de derechos y obligaciones,  instituyéndolo  como  el  único referente de vida. Por lo tanto, los sistemas jurídico, educativo, político, económico y social se adecuaron y responden a los derechos y obligaciones meramente individuales.

La visión del capital como valor fundamental del pensamiento occidental generó enormes brechas entre ricos y pobres. Estos referentes de vida han propiciado un escenario de desencuentros y han ido profundizado cada vez más los abismos entre los seres humanos y todo lo que les rodea, llevando a la humanidad a un alto grado de insensibilización. Más allá de lograr “una mejor calidad de vida”, cual fuera la promesa de la modernidad, la humanidad avanza cada día más hacia la infelicidad, la soledad, la discriminación, la enfermedad, el hambre… Y, más allá de lo humano, hacia la destrucción de la Madre Tierra.

Continue reading Vivir bien o vivir mejor: la sabiduría de nuestros antepasados.

Las plantas que nos visten protegen , alimentan , curan y brindan placer estético .

Por: Oscar L. Parrado Alvarez, Dr. C. Agrícolas, Profesor Titular, Departamento de Educación Agropecuaria, “Catedra Agroecológica Julián Acuña Galé”, Universidad de Camagüey “Ignacio Agramonte Loynaz” , oscar.parrado@reduc.edu.cu

La especie humana aprovecha gran número de plantas – por lo menos 5000 especies con  fines de alimentación, construcción y medicinal, entre otros.

Sin embargo, la investigación agrícola se ha centrado en un número reducido de cultivos básicos ignorando el valor y la utilidad local o regional de otros. Muchas especies denominadas menores o infrautilizadas son importantes en la seguridad alimentaría de los hogares porque aportan vitaminas y micronutrientes a la dieta, se adaptan a condiciones de cultivo difíciles como suelos salinos o áridos, o zonas degradadas o montañosas, y en ocasiones son la única alternativa de cultivo.

Estos cultivos juegan un papel en la vida de los pueblos  del Tercer Mundo y están estrechamente vinculados a la historia y a la identidad cultural de las comunidades que durante siglos los han utilizado y conservado. En la práctica pedagógica muchas veces dejamos pasar oportunidades para el desarrollo de nuestros niños adolescentes, jóvenes y adultos que están a nuestro lado, sencillamente porque la rutina pedagógica nos absorbe y tratamos de uniformarlo todo en el afán del trabajo grupal, para ser “más eficientes”.

La política educacional enfatiza en el tratamiento de las diferencias individuales, del empleo coherente y consecuente del diagnóstico del alumno, de la familia, de la comunidad en su conjunto, sin embargo es necesario cada día enfatizar, persuadir, convencer con hechos que nuevas formas de trabajar son necesarias.

No es posible imaginar un proceso docente educativo sin tener en cuenta el contexto. El maestro debe conocer a profundidad el lugar donde vive, sus orígenes, las familias, la naturaleza que le rodea, la historia etc., en fin la cultura que lo rodea y de la cual es parte consustancial como sujeto,  para socializarla, para explicarla, describirla, para escribirla.

Con las nuevas tecnologías  las posibilidades son enormes. Los recursos fitogenéticos de la comunidad que se encuentran en los sistemas tradicionales de cultivo están representados en la diversidad de cada una de las  especies cultivadas: ají, tomate, batata, yuca, mango, guayaba, coco, aguacate, calabaza, pepino,  etc.

Para ilustrar en esta primera parte de la relación entre recursos fitogenéticos y cultura:

“Mango de hilacha”

Delicia de mermelada

entre cáscara y semilla

en tu corteza amarilla

está la miel concentrada

Te tumbo con la mirada

de tu techo vegetal

y te dejo en el umbral

de mi boca, la piel rota,

porque eres una compota

en su estado natural.

Cfr. Llanes Estrada , Gabriel (2001). Con la décima a cuestas. Poesía. Camagüey. Ed. Ácana, p. 39

Esta es una décima de un poeta camagüeyano, sibanicuense de pura cepa, Gabriel LLanes Estrada, que venera una de las frutas llegadas de la lejana India y que se ha aclimatado con gusto a nuestros patios y potreros. Los mangos de hilacha son un complejo de cultivares que se caracterizan por su tamaño mediano y las fibras que conforman la parte comestible del fruto. El autor describe sus rasgos externos, su calidad gustativa y la forma de comerlos.

Piense en las dificultades que tienen en el aprendizaje y en el orden educativo, los alumnos con los que trabaja, ¿Cómo vincularía entonces la diversidad del mango, la décima como forma de expresión poética, la historia de Cuba, la historia local, la cultura popular tradicional, entre otros elementos para la integración?. Si no tiene respuesta, no se preocupe, continue leyendo esta entrada  y siguientes, si la tiene, comparta su experiencia con  el autor.

Ley 81 . Artículo 133.- Dada la importancia que para la agricultura tienen los recursos genéticos en general y los fitogenéticos en particular, todas las personas naturales y jurídicas están obligadas a su conservación y utilización adecuada, conjugando las formas de conservación “in situ” y “ex situ” y evitando los procesos de erosión genética de las especies económicamente útiles.

Dr. C. Oscar L. Parrado Alvarez, Depto. Educación Agropecuaria Universidad de Camagüey Ignacio Agramonte Loynaz, oscar.parrado@reduc.edu.cu

Yucas para casabe en Vilató, Sierra de Cubitas, Camagüey.

Por: Oscar L. Parrado Alvarez, Dr. C. Agrícolas, Profesor Titular, Departamento de Educación Agropecuaria, “Catedra Agroecológica Julián Acuña Galé”, Universidad de Camagüey “Ignacio Agramonte Loynaz” , oscar.parrado@reduc.edu.cu

Cultivar de yuca: Agria, Vilató, Sierra de Cubitas, Camagüey, Cuba

Cultivar de yuca: Agria, Vilató, Sierra de Cubitas, Camagüey, Cuba

Cultivar de yuca: Punta -espada, Vilató , Sierra de Cubitas, Camagüey, Cuba

Cultivar de yuca: Punta -espada, Vilató , Sierra de Cubitas, Camagüey, Cuba

Cultivar de yuca Alpargata, Vilató , Sierra de Cubitas, Camagüey , Cuba

Cultivar de yuca Alpargata, Vilató , Sierra de Cubitas, Camagüey , Cuba

La yuca, es una especie muy relacionada con  nuestra  identidad. En la yuca existen las “señoritas”, señora ponga la mesa, agria, amarilla, prieta, enana, palinegra, punta espada, orientala, quintalera, alpargata y habanera . empleadas para la fabricación del casabe en la zona de Vilató en la Sierra de Cubitas y que son propias de la zona casabera más importante del centro oriente cubano y por que no, de Cuba de la que hay referencias en fuentes del siglo XIX  .

“Cubitas Arriba ó tan solo Cubitas, llamado también barrio de las Cocinas que es el único que está al otro lado de la sierra, o sea en la vertiente septentrional, y el más moderno de todos. Estos caseríos no son otra cosa que las casas de estancia destinadas, casi con exclusión de otros cultivos al de la yuca agria para la elaboración del casabe y del almidón en una escala mucho mayor que en ningún otro punto de la isla. Así es, que su valor se calcula por tablas de yuca, como el de los ingenios por sus cañaverales. Estas estancias se hallan algunas á dos leguas, y otras á menos distancia de los barrios á que corresponden, y de los cuales los separan las asperezas de la sierra. Las hay de 20 y aún de 30 000 cangres de yucas que cuidan y cultivan de 6 a 12 negros que tienen su residencia en bohíos de esta parte, excepto en la época de rayar y prensar la yuca”.

Cfr. Pezuela, Jacobo de la. (1863). Diccionario geográfico, estadístico e histórico de la Isla de Cuba. Tomo II. Madrid. Imprenta del Banco Industrial y Mercantil p. 219

“En  tierradentro es el lugar clásico de su fabricación y consumo: en la parte occidental el afamado es el de Guanabacoa mui inferior al de Puerto Príncipe” (Se respeta la ortografía original).

Cfr. Pichardo, Esteban (1875). Diccionario provincial casi razonado de vozes y frases cubanas. Habana. Imprenta “El Trabajo”.

Por otra parte Pezuela refiere la existencia en  la Jurisdicción de Puerto Príncipe de 54 casaberías.

Cfr. Pezuela, Jacobo de la. (1863). Diccionario geográfico, estadístico e histórico de la Isla de Cuba. Tomo II. Madrid. Imprenta del Banco Industrial y Mercantil p. 219

Por otra parte Pezuela refiere la existencia en  la Jurisdicción de Puerto Príncipe de 54 casaberías.

Cfr. Pezuela, Jacobo de la. (1866). Diccionario geográfico, estadístico e histórico de la Isla de Cuba. Tomo IV. Madrid. Imprenta del Banco Industrial y Mercantil p. 208

En visitas a esta localidad enclavada en la Sierra de Cubitas, en el año 1993, en pleno Período Especial obtuvimos una valiosa  información acerca de la producción de casabe, de mucha utilidad para que se reconozca el trabajo de estos cubiteños que hacen vivir la identidad y la cultura   popular  tradicional vinculada a la conservación de los recursos fitogenéticos , en esta caso particular de la yuca. Entre los entrevistados se encontraban   Evangelio   Ramírez López, Pedro García Rondón, Fausto Valdés, Anselmo Ramírez, Crescencio Valdés Ramírez, y Roberto Alfonso, ellos nos dieron a conocer aspectos relevantes como la agrotecnia de la yuca, el proceso de elaboración y el rendimiento de casabe y almidón de los cultivares de yuca utilizados a ese fin,  entre otros aspectos interesantes que trataremos en próximas entradas.

Es necesario que la escuela como institución encargada de conservar la cultura ,  trabaje en el rescate de las variedades locales de especies de origen americano tales como el ají, yuca, boniato, calabaza, tomate etc. No solo desde el punto de vista del recurso en sí,  sino de la cultura asociada a su empleo.