Cátedra Agroecológica “Julián Acuña Galé”

El 5 de junio de 1972, se celebró en Estocolmo la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente Humano, esta reunión marcó un hito en el tratamiento de la problemática ambiental a nivel mundial y en su Resolución No. 2994 (XXVII) del 15 de diciembre de 1972, la Asamblea General de las Naciones Unidas designó el 5 de junio como “Día Mundial del Medio Ambiente”, con miras a hacer más profunda la conciencia universal de la necesidad de proteger y mejorar el medio ambiente.
En vísperas de la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente, nada más oportuno que dar a conocer la Convocatoria para la Reactivación de la Cátedra Agroecológica “Julián Acuña Galé”.
En fecha tan temprana como 1994, surge en el entonces Instituto Superior Pedagógico “José Martí”, la Cátedra Agroecológica “Julián Acuña Galé”. Al calor de los impactos negativos del Período Especial sobre la economía y la sociedad, los profesores y alumnos de la carrera de Agronomía y Veterinaria se imponen a las dificultades de los tiempos y se dan a la tarea de crear una Cátedra Honorífica que contribuyera a la mejor formación de los profesionales a la vez que se insertaba en los procesos de cambio que se producían en la agricultura cubana, particularmente impactada por el bloqueo de los Estados Unidos y el derrumbe de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.
Por su vigencia, reproducimos las palabras pronunciadas por el Dr. C. Oscar L. Parrado Álvarez en la apertura de las sesiones de la Cátedra:
Nuevamente, con fuertes bríos e impresionante vigencia, nuestro Martí, el de las canteras de San Lázaro, autor del Diablo Cojuelo, el forjador de la unidad de la patria, el combatiente de Dos Ríos, hijo, padre, esposo, eterno amante de la naturaleza, nos convoca a la forja continua de nuestro pueblo, habituando a los hombres a crear, pues quien crea, se respeta y se ve como una fuerza de la naturaleza a la que atentar o privar de su albedrío fuera ilícito.
Nos indica la importancia de la diversidad y la unidad del mundo:
…“todo es análogo; acaso más: idéntico. Y así como acaba el monte en alto pico, así tal vez en una verdad sola, y germen solo, se concentran todas las formas de vida. Universo es palabra admirable, suma de toda filosofía: lo uno en lo diverso, lo diverso en lo uno.”
Está convocándonos a la integración, a la unidad de todos los esfuerzos para el bien común cuando nos dice:
“Los cultivos numerosos de diversas ramas agrícolas y sus industrias correspondientes, mantienen en equilibrio a los pueblos dados por desdicha a cultivos mayores exclusivos: café, caña de azúcar, etc. Han venido a ser estos cultivos, con las grandes operaciones bursátiles que se basan en ellos, verdaderos juegos de azar, y como bombas mágicas, que ya son de oro, ya son de jabón. — Más vale, por si se quiebra la rienda en la carrera, llevar el caballo de muchas riendas que de una. “debiera ser capítulo de nuestro Evangelio Agrícola, la diversidad y abundancia de los cultivos menores.
En nuestro país, privilegiado por su naturaleza, sus hijos y los logros de la Revolución, existen las condiciones óptimas para materializar en la práctica la cosmovisión martiana acerca de la relación del ser humano con la naturaleza, cumplir y divulgar sus preceptos relacionados con la enseñanza agrícola, formando en nuestros maestros los valores que le permitan poner el trabajo del hombre de campo, del hombre generador de la vida, en el lugar que necesita y corresponde, en tal sentido expresaba Martí:
“Y como nuestras tierras fueron por naturaleza tan ricamente dotadas; como tenemos en todas partes a la mano este agente infatigable de producción, al progreso agrícola deben enderezarse todos los esfuerzos, todos los decretos a favorecerlo, todos los brazos a procurarlo, todas las inteligencias a prestarle ayuda. El mejor ciudadano es el que cultiva una extensión mayor de tierra.”
Sus palabras premonitorias realzan su valor en los momentos actuales, donde el 80% de la población reside en áreas urbanas, el precio de los alimentos en el mercado internacional aumenta cada día, al igual que los insumos para su producción, esto se une al genocida bloqueo de los Estados Unidos que pretende cercenar nuestra independencia copiando las macabras experiencias del tristemente célebre Valeriano Weyler que hace mas de 100 años implantó la reconcentración en la Cuba rebelde e indómita de fines del siglo XIX.
Y siguiendo al Maestro:
Países industriales ni somos, ni en mucho tiempo podremos ser: necesitamos pues, mejorar constantemente nuestros cultivos, ya que nuestra tierra está saturada de estas plantas, y con buena labor producirá mejor que sus rivales: necesitamos crear cultivos y explotaciones nuevas.
En los pueblos que han de vivir de la agricultura, los gobiernos tienen el deber de enseñar preferentemente el cultivo de los campos.
Depositarios de la herencia martiana y seguros de que contamos con la cooperación de todos en el empeño de elevar a planos superiores la formación de jóvenes generaciones de cubanos, invitamos a todos los presentes, de hecho, miembros de la Cátedra Agroecológica “Julián Acuña Galé”, a aportar desde cada una de sus trincheras, lo mejor de sí, teniendo como prioridad la aplicación de las concepciones agroecológicas y la cosmovisión martiana acerca de la relación de los seres humanos con la naturaleza, para :
• Promover el desarrollo integral de los centros dedicados a la enseñanza agropecuaria.
• Promover la enseñanza y la práctica de la agroecología en la formación profesional agropecuaria de nivel medio y superior.
• Propiciar el intercambio de experiencias en la docencia, la investigación y la producción, entre especialistas de diversos perfiles, productores instituciones y otras personas interesadas.
• Promover el estudio de la vida y obra de personalidades destacadas en el ámbito de las ciencias agropecuarias.

Compañeros, que la Cátedra Agroecológica “Julián Acuña Galé” llegue a todos y con todos, y desde todos los lugares de la provincia se multiplique en resultados necesarios a la patria, pues:
De textos secos y meramente lineales, no nacen, no, las frutas de la vida
Muchas gracias.

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>