El Jardín Botánico de Camagüey y los Recursos Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura (RFAA). I. Requisitos para la conservación.

La diversidad genética en los sistemas agroproductivos es fundamental para proveer los servicios a los ecosistemas que redundarán en una influencia positive en los niveles de salud de la población dada la estrecha relación suelos-diversidad genética-nutrición-salud (UNEP/CDB/WHO, 2015).

Esquinas Alcázar (1993), define los recursos fitogenéticos como la diversidad genética correspondiente al mundo vegetal que se considera poseedora de un valor para el presente o el futuro. Bajo esta definición se incluyen normalmente las categorías siguientes: variedades de especies cultivadas, tanto tradicionales como comerciales; especies silvestres o asilvestradas afines a las cultivadas o con un valor actual o potencial, y materiales obtenidos en trabajos de mejora genética. Los parientes silvestres de los cultivos (PSC) son las plantas silvestres más o menos relacionadas con un cultivo al que le puede aportar material genético pero que, a diferencia de la especie cultivada, no se ha domesticado (Heywood et al. 2007).

En la política ambiental cubana se establece con claridad la necesidad de la conservación y uso sostenible de los recursos fitogenéticos (Asamblea Nacional del Poder Popular, 1997); Estrategia Nacional de la Diversidad Biológica (AMA/IES/CNB, 2000), el Plan de Acción Nacional 2006/2010 sobre la Diversidad Biológica (República de Cuba, 2007) y la Estrategia Nacional para Prevenir, Controlar y Manejar las Especies Exóticas Invasoras en la República de Cuba (AMA, 2013). En los Lineamientos de la política económica y social del Partido y la Revolución (Partido Comunista de Cuba, 2011) en el apartado relacionado con la Política Agroindustria se expresa en el numeral 187:

Continuar reduciendo las tierras improductivas y aumentar los rendimientos mediante la diversificación, la rotación y el policultivo. Desarrollar una agricultura sostenible en armonía con el medio ambiente, que propicie el uso eficiente de los recursos fito y zoogenéticos, incluyendo las semillas, las variedades, la disciplina tecnológica, la protección fitosanitaria, y potenciando la producción y el uso de los abonos orgánicos, biofertilizantes y biopesticidas.

Los recursos fitogenéticos para la alimentación y la agricultura (RFAA) en el JB de Camagüey están representados por las colecciones de las especies siguientes: café y cacao; pastos y forrajes; raíces y tubérculos, banano, caña de azúcar y frutales. Se incluyen en las colecciones especies silvestres afines a las cultivadas según corresponda teniendo en cuenta los criterios de Grupo Taxon (Maxted, Dulloo, Ford- Lloyd, Iriondo, & Jarvis, 2008). Estas colecciones son una oportunidad para que los centros de investigación de la provincia divulguen sus resultados por lo que la calidad de su manejo será un reflejo del nivel científico de los mismos.

El manejo de las colecciones ofrece oportunidades para la formación de profesionales de nivel medio y superior en las especialidades de agronomía y biología, dada la integración de centros de formación, centros de investigación y productores en las actividades (prospección, colecta, caracterización , evaluación, documentación y divulgación de la información básica para su manejo en diversas condiciones) a realizar en las colecciones, por lo que la participación de docentes, estudiantes, productores, investigadores y personas interesadas es imprescindible para lograr los objetivos del JB (Grupo Asesor del Jardín Botánico de Camagüey, 2014).

En el trabajo de las colecciones se puede integrar la conservación “in situ” y “ex situ” ; la educación ambiental, en lo concerniente al tratamiento de los temas priorizados en la Estrategia Nacional de Educación Ambiental 2010/2015 (CITMA,CIGEA, 2011); la formación profesional, la orientación vocacional y la gestión comunitaria de la agrobiodiversidad, lo que indudablemente aporta valor agregado a la actividad del Jardín Botánico.

Las recomendaciones que se ofrecen se basan en las normativas para los bancos de germoplasma específicamente para las colecciones de campo (FAO, 2014) (Bioversity International, 2007) y no suplantan la función del plan de manejo de cada una de las colecciones citadas anteriormente.

Ubicación

Teniendo en cuenta la condición de largo plazo de un banco de germoplasma de campo, la elección de una ubicación apropiada es fundamental para una adecuada conservación del germoplasma. Hay muchos factores que deben tenerse en cuenta a la hora de elegir la ubicación de una colección de campo, como las condiciones agroecológicas adecuadas para las plantas que se van a conservar, los posibles desastres naturales y provocados por el hombre asociados con la zona, la tenencia de la tierra a largo plazo asegurada, la accesibilidad para el personal y la disponibilidad de los recursos hídricos. Los lugares seleccionados para la ubicación de las colecciones de café y cacao, raíces y tubérculos, plátanos, caña de azúcar y frutales (Dirección Provincial de Planificación Física, 2014) reúnen las condiciones mínimas necesarias para el desarrollo de las plantas y el cumplimiento de los objetivos del Jardín Botánico por: las características de los suelos (UCTB Suelos Camagüey, 2014); disponibilidad y calidad de agua para riego en fuentes superficiales (Embalse Micro 17) y subterráneas, se precisa disponer de los medios necesarios para la distribución del agua que en las primeras etapas en el caso de los frutales puede realizarse con una pipa y la instalación de sistemas de riego que optimicen el uso de este vital recurso; están ubicadas en lugares accesibles y se precisa la adopción de medidas para garantizar la protección de las accesiones ante desastres naturales y de otra índole y las acciones vandálicas de personas inescrupulosas.

Adquisición de materiales

La entrada de las accesiones puede ser por diferentes vías entre las que se encuentra el intercambio, la donación y las actividades de prospección y colecta en este último caso son muy útiles los descriptores del sitio y de colecta que en sentido general coinciden para la mayoría de las especies en las listas de descriptores, es importante también relevar el conocimiento tradicional (Bioversity International, 2010)

Todas las muestras que se incorporen a las colecciones deberán haber sido adquiridas legalmente con la documentación técnica pertinente.

Todo material deberá ir acompañado de sus datos asociados, al menos los que se enumeran en los descriptores de pasaporte para cultivos múltiples de FAO/ Bioversity/UPOV.

El material de reproducción se recogerá siempre que sea posible a partir de plantas sanas y en crecimiento, y en un estado de madurez suficiente para su adecuada propagación.

El período entre la recolección, el transporte y el procesamiento y la posterior transferencia al banco de germoplasma de campo debe ser lo más corto posible para evitar la pérdida y el deterioro del material.

Las accesiones adquiridas dentro del país deben pasar por los procesos de cuarentena pertinentes y cumplir con los requisitos correspondientes antes de su incorporación a la colección de campo .

Documentación

La información acerca de las accesiones es esencial para la gestión y el mantenimiento de las colecciones en el banco de germoplasma. También es importante compartir esta información y ponerla a disposición de los potenciales usuarios de germoplasma, y deberá adjuntarse a todo material que se distribuya. Los datos de pasaporte son los datos mínimos de cada accesión que deben estar disponibles para garantizar una gestión adecuada, y deberán utilizarse normas internacionales, tales como los descriptores de pasaporte para cultivos múltiples de la FAO y Bioversity (Alercia, Diulgheroff, & Mackay, 2012), para registrar los datos de  pasaporte. El uso de normas acordadas a nivel internacional facilita en gran medida el intercambio de datos. Estos datos deben integrarse a la base del JB.

Recomendaciones

Los datos de pasaporte del 100 por ciento de las accesiones deben estar documentados utilizando los descriptores de pasaporte de FAO/Bioversity para cultivos múltiples.

Toda la información y los datos relacionados con todos los aspectos de la conservación y el uso del material debe ser registrada en una base de datos debidamente diseñada y relacionada con la Base de datos del Jardín mediante el número único de la accesión.

Establecimiento y manejo agrotécnico

El establecimiento de la colección de campo depende de la naturaleza diversa de las especies que se incluyen en cada una de las sub zonas. Será necesario elaborar normas específicas para cada especie dependiendo de sus características biológicas, su fenología, mecanismo reproductivo y estructura de población.

Hay tres consideraciones principales a tener en cuenta en el momento de establecer una colección de germoplasma de campo: a) cuántas plantas por accesión se deben mantener, en este caso para los frutales se plantean tres plantas y el resto de las especies se particulariza en el diseño de cada una de las áreas; b) cómo se distribuyen las plantas en el banco de germoplasma; la distribución adoptada para las especies frutales es la quincuncial o tresbolillo para optimizar el uso del área, en el resto de las especies de acuerdo al marco de plantación establecido en los correspondientes instructivos técnicos y c) qué prácticas de cultivo es necesario aplicar para garantizar unas condiciones de crecimiento óptimas de las accesiones en la colección, en tal sentido se adoptarán las recomendaciones técnicas establecidas para las especies que dispongan de este tipo de recomendación y el resto a partir de la búsqueda de información y la analogía con especies similares. Las precisiones al respecto se ofrecerán en el plan de manejo de cada una de las zonas.

Recomendaciones

Se debe mantener un número de plantas suficientes para abarcar la diversidad genética de cada accesión y para garantizar la seguridad de la accesión.

Cada colección debe disponer de un croquis en el que se indique claramente la localización exacta de cada accesión. Cada accesión debe estar georeferenciada mediante GPS y este será un campo obligatorio en la base de datos.

Se deben seguir las prácticas de cultivo apropiadas teniendo en cuenta el microambiente, la época de plantación, los patrones, el régimen de riego y el control de plagas, enfermedades y malas hierbas de acuerdo con los instructivos técnicos de las especies que los dispongan y en resto por analogía.

Caracterización

Conocer y describir lo mejor posible el germoplasma que se conserva es esencial para asegurar su máxima utilización por los fitomejoradores, unidades productivas y otros usuarios como los centros de formación profesional e instituciones educacionales. Por lo tanto, la caracterización deberá llevarse a cabo tan pronto como sea posible para agregar valor a la colección. El uso de un conjunto mínimo de caracteres fenotípicos, fisiológicos y cualitativos de las semillas, de descriptores morfológicos y de información sobre el sistema reproductivo, tales como los que publica Bioversity International. Se dispone de las listas de descriptores para las especies siguientes:  mango (IPGRI, 2006); aguacate (IPGRI, 1995); cítricos (IPGRI, 2000); coco (IPGRI, 1995); palma datilera (IPGRI/FEM/PNUD/INRAM/INRAT, 2005);durián (Bioversity International, 2007) ; baobab (Kehlenbeck, Padulosi, & Alercia, 2015);chirimoya (Bioversity International, CHERLA, 2008);litchi (IPGRI, 2002); marañón (IBPGR, 1986); mangostán (IPGRI, 2003); rambután (IPGRI, 2003); pistacho (IPGRI, 1997) ; frutales tropicales (IBPGR, 1980); café (IPGRI, 1996); cacao; ñame (IPGRI, 1997), (Bioversit International, IITA, 2009); boniato ( IBPGR, CIP, AVRDC, 1991), (Bioversity International, CIP, 2010); banano (IPGRI, 1996), (Bioversity International, 2009); yuca (Bioversity International, CIAT, 2009); malanga (IBPGR, 1989); jaca (IPGRI, 2000) ; árbol del pan (Bioversity International, NTBG, 2009); nogal (IPGRI, 1994); palma africana (IBPGR, 1989) ; gramíneas forrajeras (IPGRI, CEC, 1985); leguminosas forrajeras (IPGRI, 1984); y caña de azúcar. Las especies silvestres afines a las cultivadas se caracterizarán según (Thormann, Alercia , & Dulloo, 2013) .En caso de no existir una lista elaborada se procederá a elaborarla con carácter provisional.

Recomendaciones.

Alrededor del 60 por ciento de las accesiones se deberán caracterizar en un plazo de cinco a siete años a contar desde la adquisición o durante el primer ciclo de regeneración.

La caracterización se debe basar en formatos de medición normalizados y calibrados, y los datos de caracterización se ajustarán a listas de descriptores acordados internacionalmente y se hará pública por las vía que correspondan.

Evaluación

La evaluación consiste en la observación y el registro de aquellas características cuya expresión suele estar influida por factores ambientales. Incluye la recolección metódica de datos de caracteres agronómicos y de calidad. Los datos de evaluación frecuentemente incluyen resistencias a plagas de insectos y evaluación de la calidad (por ejemplo, densidad de contenido en aceite, proteínas o azúcares), y de la producción (madera, grano, frutos, semillas, hojas, otros), así como caracteres abióticos (tolerancia a la sequía, al frío y otros). Estos conjuntos de datos son de gran utilidad para los usuarios con el fin de incorporar caracteres de interés en programas de mejoramiento genético y mejorar la utilización de colecciones. Se deben tomar datos de evaluación de los caracteres de interés según las listas de descriptores de cultivos acordados en cada una de las accesiones.  Los métodos, formatos y mediciones para la evaluación deberán estar adecuadamente documentados con las citas pertinentes. Las normas de almacenamiento de datos deberán utilizarse como referencia para la toma de datos.  Los ensayos de evaluación deberán replicarse (en tiempo) según proceda y estar basados en un diseño estadístico adecuado.

Señalética

En la colección de frutales debe ubicarse una pancarta con la ubicación general de las familias.  Deben estar identificadas todas las accesiones con el nombre científico según el Catalogue of Seed Plants of the West Indies (Acevedo Rodríguez, 2012); familia y nombre del cultivar especie variedad o nombre vulgar. Para lo cual se utilizarán tablillas de identificación en los árboles adultos; tablillas colocadas en el terreno para las especies de porte herbáceo y otras formas acordes a las especies de frutales recién plantadas.

Trabajo de los guías

Las personas encargadas de conducir a los visitantes por las diferentes colecciones deben caracterizarse por sus competencias comunicativas y el conocimiento de la etnobotánica, biología y agrotecnia de las especies con las que trabaja y adecuar su lenguaje a las características del público presente.

Fuente:

Parrado Alvarez, Oscar L. (2015). Recomendaciones  generales para  el manejo de las zonas que conservan los recursos fitogenéticos (RFAA) en el Jardín Botánico de Camagüey.

 

 

 

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>