Un día como hoy en la vida de José Martí… (Enero 1ero-Enero 6)

Un día como hoy en la vida de José Martí…
“Estos tiempos no son para acostarse con el pañuelo a la cabeza, sino con las armas de almohada”
José Martí, «Nuestra América», El Partido Liberal, México, 30 de enero de 1891

(Enero 1ero-Enero 6)

 La Cátedra Agroecológica Julián Acuña Galé hace  valer su vocación martiana en esta  sección, que publicaremos semanalmente,  donde se ofrecen las efemérides martianas que estuvieron años atrás (2009) en el sitio web de la Biblioteca Nacional José Martí  y que resultan de incalculable valor para profundizar en la vida y obra de nuestro Apóstol.
 Su  particularidad relevante  radica en que  la vida de Martí está organizada día, a día, a diferencia de las cronologías que generalmente se elaboran con los acontecimientos organizados por  años. Esto permite contextualizar con mayor precisión los acontecimientos de su vida.
1ero
al 6 de enero
Enero   1ero
1876
Colaborador de la Revista Universal de México desde mediados del año anterior, José Martí publica el primero de enero de 1876 una crónica titulada El año nuevo en Madrid, en la que describe el paseo de jóvenes y niños por las calles de la ciudad española y hasta las aventuras de una pareja de sencillos enamorados. Comenta: “Hasta el aire, con ser la vida –y la luz, -con ser tan bella, -estorban al amante”
1877
 En  vísperas de su viaje de regreso a Cuba, José Martí escribe cartas a su entrañable amigo Manuel Mercado y a Nicolás Domínguez Cowan, desde Veracruz Le explica al primero: Voy al fin a la Habana, con documentos correctamente legales, y nombre de Julián Pérez, segundos nombres míos, con lo cual me parece que me hago a mí mismo una menor traición. Más adelante menciona algunas virtudes de su amigo y añade: También yo me prometo hacer en mi vida algunos bienes; siento mi obra, y me juzgo capaz de ella; en ninguna lisonja creo, ni concibo una idea estrecha; todo premio humano me parece mezquino, y si muchos me halagan, ninguno me seduce, ni hay ninguno mayor que el merecer la estimación de mí mismo.
Refiriéndose a su viaje, escribe a Domínguez Cowan: Este atrevimiento es imprescindible; Ud. no sospecha mis amarguras, porque no ha tenido ocasión de conocer toda la viveza con que el dolor, en mí seco y mudo, abruma mi espíritu.
1878
 Remite  una carta a Mercado en la que comenta su vida, pocos días después de haberse casado con Carmen Zayas Bazán. Le dice: Aquí estamos, Carmen con aureola, yo con amor y penas. Me oprime el corazón su nobilísima tranquilidad. Cada uno de sus días vale uno de mis años
1887
 Martí publica en La Nación de Buenos Aires, Argentina, una crónica sobre las fiestas de la Estatua de la Libertad, donada por los franceses a los Estados Unidos. En su trabajo reflexiona en torno al concepto de libertad: Terrible es, libertad, hablar de ti para el que no te tiene. Una fiera vencida por el domador no dobla la rodilla con más ira. (…) Del fango de las calles quisiera hacerse el miserable que vive sin libertad la vestidura que le asienta. Los que te tienen, oh libertad, no te conocen. Los que no te tienen no deben hablar de ti, sino conquistarte.
1888
Aparece  en La Nación otra de sus colaboraciones, que trata acerca de la guerra social en Chicago, se refiere al conflicto y sus hombres, a algunas escenas extraordinarias de aquel drama terrible, y describe el proceso, el cadalso y los funerales. Son sus palabras iniciales: Ni el miedo a las justicias sociales, ni la simpatía ciega por los que las intentan, debe guiar a los pueblos en sus crisis, ni al que las narra. Solo sirve dignamente a la libertad el que, a riesgo de ser tomado por su enemigo, la preserva sin temblar de los que la comprometen con sus errores.

Enero 2
1877
Utilizando el nombre de Julián Pérez, embarca José Martí hacia La Habana, desde Veracruz    en el vapor Ebro.
1882
 Publica  en La Opinión Nacional de Caracas su sección Constante en la que, entre otros temas, comenta las alusiones que hacen los periódicos ingleses acerca de la última obra del naturalista Charles Darwin. Señala que el destacado científico ha empleado largo tiempo en estudiar la inteligencia de los gusanos y añade: Se ha enamorado de los insectos que describe, y ve a esos animalillos cuyos hábitos y espíritu revela a los hombres como vería a criaturas suyas, a lo que tiene derecho, pues en verdad los crea para la ciencia.
1890
 Escribe  a Gonzalo de Quesada, y le expresa: Hace bien en quererme; porque con querer a los demás es uno quien gana y se ennoblece, y porque es de justicia que quien vive sin hacer mal reciba de los buenos algún cariño.
1891
Le  informa a James G. Blaine, Secretario del Departamento de Relaciones Exteriores de los Estados Unidos, que el Gobierno de la República Oriental del Uruguay lo había nombrado Delegado al Congreso Monetario de Washington.
1893
Envía  una comunicación a Teodoro Pérez, en la Delegación del Partido Revolucionario Cubano en Key West.
1894
Un año más tarde, le escribe una breve carta a José González Curbelo, de la Junta Revolucionaria de Filadelfia en la que le manifiesta: No me felicite por el año, sino por lo que vamos a hacer en este año.
1895
 Envía  una carta a Serafín Sánchez. Le expresa su satisfacción ante una misiva que le envió Máximo Gómez y comenta acerca de otros aspectos relacionados con la organización de la lucha por la independencia. También ese propio día y año aparece en Patria la crónica titulada Manuel Barranco, acerca de aquel hombre de campo que, en su afán de saber llegó a ser profesor a los asistentes de La Liga. Dijo Martí: de Barranco fue el darse, el salir de sí, el juntarse con los demás hombres, el padecer con alma ardiente por la iniquidad humana, y el ponerse a la obra contra ella, que es el único modo viril de lamentarla. Ámese al hombre entusiasta y desinteresado.

Enero 3
1880
José Martí llega a Nueva York, tras una corta estancia en Francia, desde tierras españolas adonde fue deportado por segunda vez.
1882
publica su Sección Constante en La Opinión Nacional de Caracas. En el primero de los cinco temas tratados expresa su criterio en relación con los traductores. Dice: No traduce bien sino aquel que, por un señalado favor de la naturaleza, tiene el don de reproducir en la mente la época en que el autor traducido escribió y la vida íntima del autor, o aquel que tiene los mismos tamaños y gustos del escritor a quien traduce. También escribe sobre el pensador inglés William R. Gregg, quien figura, al decir de Martí, “entre los más ardientes mantenedores de la necesidad de que un espíritu liberal, científico y generoso presida las creencias religiosas de los hombres de estos tiempos” .Por último se refiere a aquellos vendedores de artículos de comer y beber que hacen riqueza a costa de la salud y la vida de sus parroquianos y denuncia a los adulteradores.
 1892
 Pronuncia  un discurso en el Círculo cubano de San Carlos que presidía el viejo patriota José Francisco Lamadriz. Allí presenta un proyecto para fundar un partido que una a los cubanos. Ese mismo día y año es iniciado como Caballero de la Luz en la Logia Perseverancia.

Enero 4
1876
Publica una reseña crítica en la revista Universal de México sobre la obra teatral dramática Los Maurel del escritor Roberto Esteva. José Martí expone allí: El teatro ha de ser siempre, para valer y permanecer, el reflejo de la época en que se produce.
1882
En la Sección Constante de La Opinión Nacional, de Caracas, comenta acerca de un libro que se publicará en París que contiene una serie de artículos sobre los objetos que usan las mujeres en su vestido y adorno personal. Otro de los temas tratados es la imagen de los románticos. Dice: Fue de los románticos andar con cabellos largos cabellos y revueltas capas. Y ahora hay una nueva secta literaria, la de los estéticos cuyos adeptos disponen sus trajes y aderezan sus rostros de modo de parecer la estampa de la delgadez, y la efigie carnal de un ánima desesperada y abatida (…)Es de rigor tener aire de suicida frustrado, o de Safo abandonada.
1892
Visita  fábricas de tabaco de Cayo Hueso y habla a los obreros. Recibe obsequios como ánfora de plata y cruz de conchas y caracoles.
1894
Escribe  a Adelaida Baralt y a Angelina Miranda, esposa de su amigo Gonzalo de Quesada y Aróstegui. A esta última dice: ¿A que la nombro madrina de la patria, a ver si- para cierta nobleza que proyecto- logra Ud. tan buena fortuna como le va a lograr al concierto de Salazar? También este mismo día y año envía una carta a Máximo Gómez. Le comenta: No sé que mi vida haya tenido momentos más gratos que éstos en que vivo, desde que recibí su carta, llena toda ella de su natural grandeza; que amo como si fuese mía, y en la que tengo entera fe, de modo que no habría noviazgo ni delicia que me hubiera puesto el corazón tan henchido y luminoso como esta carta de Ud.; en que se me revela como yo lo pinto y le proclamo; y en que me envía la autoridad de conciencia necesaria para dar con firmeza nuestros últimos pasos. En otra parte de esta carta le expresa a Gómez: Yo entiendo la guerra así: despertar con la primera batalla, y no dormir hasta haber ganado la última.

Enero 5
1875
Fallece  en México una hermana de José Martí, Mariana Matilde, conocida en el seno familiar como Ana.
1878
Llega  a Acapulco, acompañado de su esposa Carmen Zayas Bazán, en viaje de regreso a Guatemala.
1882
La Sección Constante publicada en La Opinión Nacional, de Caracas, trata acerca del poeta cuáquero John Whitier, de una obra de San Agustín impresa en 1475 que fue vendida en Londres en esos días, de un príncipe ruso que fue condenado en Berlín a dos años de prisión por estafa a un joyero, sobre las medicinas usadas para la falta de sueño, la publicación de un Código de policía que tuvo éxito en París y de las minas del oeste de los Estados Unidos y de los beneficios de los baños de mar.
1887
Fechado en Nueva York,  escribe un poema a María Luisa Ponce de León, en el que recuerda repetidamente a la patria. En sus últimos versos expresa: Pero ¡oh niña sin ira y sin enojos!/ Tú, que vas a saber cómo es la aurora,/ ¡Lleva a mi tierra, donde se odia y llora,/ La sublime piedad que hay en tus ojos!
1892
Estando en Duval House, Cayo Hueso, durante una reunión de presidentes de las distintas agrupaciones patrióticas, Martí redacta las Bases y Estatutos Secretos del Partido Revolucionario Cubano, que son aprobados.
En el artículo primero de las Bases se detalla: El Partido Revolucionario Cubano se constituye para lograr con los esfuerzos reunidos de todos los hombres de buena voluntad, la independencia absoluta de la Isla de Cuba, y fomentar y auxiliar la de Puerto Rico. Las Bases cuentan con 9 artículos. En los Estatutos se especifica que el Partido Revolucionario por medio de las Asociaciones independientes que son las bases de su autoridad, de un Cuerpo de Consejo constituido en cada localidad con los Presidentes de todas las Asociaciones de ella, y de un Delegado y Tesorero, electos anualmente por las Asociaciones. Se detallan 13 puntos en los estatutos en los que se especifican los deberes de las Asociaciones, del Cuerpo de Consejo, del Delegado, del Tesorero y otros aspectos relacionados con la forma de cubrir las vacantes y como realizar las elecciones. Ese mismo día y año se publican en Patria tres trabajos suyos: El año nuevo, El plato de lentejas y Conflicto en el Cayo.
En el primero dice: ¿Cómo empieza en verdad el año nuevo para los cubanos? En Cuba, en la miseria creciente y en las cárceles; afuera, muriendo de limosnas en los hospitales, ocultando bajo el gabán roído las muñecas sin puños o el corazón enjuto (…) Más adelante continua: La Isla desordenada aspira confusamente, con la decisión de la miseria, con el aguijón del decoro, con el calor de los recuerdos, avivados por la ofensa continua, a la libertad que en el primer ensayo no pudo conseguir, y que sólo necesita en el segundo ensayo de condensación y cohesión.
En El Plato de lentejas Martí analiza el ardid de España al declarar ciertos derechos del cubano negro sin diferencia del cubano blanco, veinticinco años después que la revolución cubana había abolido la esclavitud. Escribe en que la revolución fue la que devolvió a la humanidad la raza negra.
También en Conflicto en el Cayo, reflexiona acerca de la posición de los españoles y norteamericanos ante una situación que se había creado en la población de Key West. Define: Las cosas hay que verlas en sus causas y objeto, no en la superficie.

Enero 6
1877

Llega  en forma clandestina a La Habana, procedente de Veracruz, en el vapor Ebro. Viaja como Julián Pérez, asumiendo así su segundo nombre y apellido.
1882
Publica crónicas en La Opinión Nacional de Caracas acerca de Escenas Norteamericanas, describiendo las pascuas en Nueva York, los presentes para niños y mayores, los hijos de los peregrinos y otros sucesos. Dice Martí: No hay como vivir para los otros, -lo que da suave orgullo y fortaleza.
1892
Luego  de redactados las Bases y Estatutos secretos del Partido Revolucionario Cubano, parte de Cayo Hueso hacia Tampa. Lo acompaña una multitud hasta el muelle.
1894
En Patria publica en su sección En Casa,  aspectos de una fiesta de amigos realizada en Caracas por el venezolano Julio Sarría y de la muerte del puertorriqueño Alberto Valdés, de pobres comienzos que ascendía a la cultura real y libre, y fue el secretario de la “guerrilla de Maceo”, club de hombres silenciosos, sin más pasión que las de la hermandad y la pureza. También Martí reseña las acciones del violinista cubano Pedro Salazar, de quien opina “a sus títulos de artista, de cubano modesto y estudioso, Patria se complace en reconocerle el no menos honroso de hombre caritativo”

 

Deja un comentario