Hacia un enfoque sistémico de la ganadería. Vigencia del pensamiento de Fidel. A 59 años de los primeros 200 campesinos graduados como inseminadores.

Dr. C. Oscar L. Parrado Alvarez, Cátedra Agroecológica “Julián Acuña Galé”
 
 
 
 
El pensamiento vigente de Fidel sobre la ganadería y la inseminación artificial nos revela la solución a problemas actuales de la alimentación de la población cubana. El papel de la genética en la producción animal, producir alimento animal, utilizar racionalmente las tierras cultivables, la necesidad de la capacitación, aprovechar la caña, elevar el índice de natalidad, en fin , la necesidad de  aplicar un enfoque de sistema para la producción de leche y carne.
Recomendamos a los productores e investigadores revisitar este importante discurso, debatir y reflexionar para transformar   nuestro desempeño  ya sea en la finca, la empresa, la universidad, el centro de investigación, los comercializadores , los consumidores en fin la sociedad.
Vale entonces resaltar algunos fragmentos ilustrativos:
“El renglón de la economía nacional —óiganlo bien— donde tiene un porvenir más inmediato el país y una de las posibilidades de desarrollos mayores, es la ganadería; el artículo que más falta en el mundo no es el azúcar, no es el café.  El artículo que más falta en el mundo es la carne.  Y a medida que los pueblos desarrollan su economía y tienen más ingresos, es cada vez mayor la demanda de carne en el mundo.  Ya no se trata solo de satisfacer nuestras necesidades —que tenemos que lograrlo rápidamente—; se trata de desarrollar un renglón de la economía, que tiene posibilidades de exportación fantásticas; más que la caña y más que otros muchos renglones, que cualquier otro renglón de la agricultura.”
 
“Claro que para eso es necesario aquí aprovechar hasta el último “pedacitico” de tierra para la producción, que todo lo que no esté sembrado de caña, o de arroz, o de algodón, o de los distintos cultivos, viandas, en fin, todo lo que no esté sembrado, esté sembrado por lo menos de pasto, o de forraje, o de alimento para el ganado.
Pero es más:  no solo hay que aprovechar toda la tierra sembrada de pasto, sino la tierra que está sembrada de caña se aprovecha.  ¿Por qué?  Utilizando el cogollo en la época de zafra, ensilándolo; en ese camino tiene nuestro centro de investigación que trabajar y estar muy al tanto de todos los avances que se han logrado en los primeros ensayos de ensilaje del cogollo.
Además, utilizar la miel.  Y ahí en ese sentido también tienen que trabajar nuestros investigadores para tratar de convertir la miel en carne también.  Pero, además, en el pienso se utiliza el polvo del arroz, la cáscara del cacao, la cáscara del café, en fin, que para alimento del ganado se utiliza no solo la superficie cultivada de pasto, sino que se utilizan complementariamente muchos subproductos de otras superficies que están dedicadas a otras cosas.
Para llegar a este plan gigantesco necesitamos tener por lo menos   5 millones de vacas de cría y un millón y medio de vacas de leche.  Nuestra tierra da para eso.  Todavía vemos infinidad de pedazos de terreno llenos de manigua, marabú, mal cultivados por dondequiera; y ahí mismo, al lado de Cojímar, ahí hay una granja infantil que tiene una producción grande, y eran dos caballerías de tierra al lado de La Habana, completamente abandonadas.
Fíjense por los campos; eso no pasa en ningún lugar de Europa.  En nuestro país, en cambio, hay enormes extensiones de tierra todavía que no están cultivadas.  Y nosotros, lo que no tengamos sembrado de cultivos, de viandas, de arroz, de caña, tenemos que tenerlas sembradas de pasto; y lo que no esté sembrado de pasto hay que sembrarlo de frutales, y donde no se dé frutales se tiene que dar un árbol maderable, y se da; y donde ya no se da nada, se da la casuarina, que también tiene uso de tipo industrial (APLAUSOS).  En una loma pelada, en una loma pelada y seca, pedregosa, se da la casuarina, que tiene también uso industrial.
Nosotros tenemos que saber aprovechar nuestra naturaleza,  y aprovecharla al máximo.  Es decir que nosotros tenemos en nuestras manos una posibilidad, pero lo que hace falta es que la gente la comprenda y la vea.  Ahora bien, ese plan, fantástico plan, prometedor de manera extraordinaria para nuestra economía, no se puede llevar a cabo sin la inseminación artificial (APLAUSOS).  Es decir que solo con el empleo masivo de la inseminación artificial se puede llevar a cabo este plan.
No quiere decir que nosotros vamos a obligar a todo el mundo a que use la inseminación artificial en la ganadería, no; no quiere decir que nosotros, a un guajiro que no crea de ninguna manera, lo vayamos a obligar a inseminar su vaca.  ¡Si quiere tener su vaca soltera, casada, o como quiera tener la vaca, que la tenga! (APLAUSOS.)  ¡Que la case con el toro con que quiera casar la vaca!  (APLAUSOS.)   Lo que decide es la aplicación, en el mayor grado posible, en todas las cooperativas, en todas las granjas y en todas las asociaciones campesinas que ofrezcan condiciones.  No vamos a ir a buscar una vaca al lado del Pico Turquino, cuando tenemos todavía granjas que tienen miles de cabezas de ganado.  El problema está en la aplicación masiva del método allí donde las condiciones lo permitan.
Nosotros tenemos dos o tres problemas; uno, el bajo índice de natalidad, es decir que de cada 100 vacas paren unas 60 todos los años.  Es decir que un millón de vacas paren 600 000 terneros, cuando un millón de vacas en algunos países paren 850 000 terneros.  Lo primero que hay que hacer es elevar el índice de natalidad; lo primero que había que hacer ya lo hemos hecho o lo hemos estado tratando de hacer:  que no se mate una sola vaca.”…Siga leyendo el discurso completo…!!!
 
 

 

Un día como hoy en la vida de José Martí… (Enero 21-Enero 31)

“¡Antes que cejar en el empeño de hacer libre y próspera a la patria, se unirá el mar del Sur al mar del Norte, y nacerá una serpiente de un huevo de águila!”
José Martí, Lectura patriótica en Steck Hall, Nueva York, 24 de enero de 1880
La Cátedra Agroecológica Julián Acuña Galé hace  valer su vocación martiana en esta  sección semanal,  donde se ofrecen las efemérides martianas que estuvieron años atrás (2009) en el sitio web de la Biblioteca Nacional José Martí  y que resultan de incalculable valor para profundizar en la vida y obra de nuestro Apóstol.
 Su  particularidad relevante  es que la vida de Martí está organizada día, a día, a diferencia de las cronologías que generalmente se elaboran con los acontecimientos organizados por  años. Esto permite contextualizar con mayor precisión los acontecimientos de su vida.
Dr. C. Oscar L. Parrado Alvarez
Cátedra Agroecológica Julián Acuña Galé

Seguir leyendo Un día como hoy en la vida de José Martí… (Enero 21-Enero 31)

Un día como hoy en la vida de José Martí… (Enero 14-Enero 20)

“Estos tiempos no son para acostarse con el pañuelo a la cabeza, sino con las armas de almohada”
José Martí, Nuestra América, El Partido Liberal, México, 30 de enero de 1891
La Cátedra Agroecológica Julián Acuña Galé hace  valer su vocación martiana en esta  sección semanal,  donde se ofrecen las efemérides martianas que estuvieron años atrás (2009) en el sitio web de la Biblioteca Nacional José Martí  y que resultan de incalculable valor para profundizar en la vida y obra de nuestro Apóstol.
 Su  particularidad relevante  es que la vida de Martí está organizada día, a día, a diferencia de las cronologías que generalmente se elaboran con los acontecimientos organizados por  años. Esto permite contextualizar con mayor precisión los acontecimientos de su vida.
Dr. C. Oscar L. Parrado Alvarez
Cátedra Agroecológica Julián Acuña Galé

Seguir leyendo Un día como hoy en la vida de José Martí… (Enero 14-Enero 20)

Un día como hoy en la vida de José Martí… (Enero 7-Enero 13)

“…que ciencia hay mejor que la que salta a la vista, ni que biblioteca enseña lo que un rayo de sol.”
José Martí, “Gran Exposición de ganado”, La Nación, Buenos Aires, 2 de julio de 1887
La Cátedra Agroecológica Julián Acuña Galé hace  valer su vocación martiana en esta  sección semanal,  donde se ofrecen las efemérides martianas que estuvieron años atrás (2009) en el sitio web de la Biblioteca Nacional José Martí  y que resultan de incalculable valor para profundizar en la vida y obra de nuestro Apóstol.
Su  particularidad relevante  es que la vida de Martí está organizada día, a día, a diferencia de las cronologías que generalmente se elaboran con los acontecimientos organizados por  años. Esto permite contextualizar con mayor precisión los acontecimientos de su vida.
Seguir leyendo Un día como hoy en la vida de José Martí… (Enero 7-Enero 13)

Un día como hoy en la vida de José Martí… (Enero 1ero-Enero 6)

Un día como hoy en la vida de José Martí…
“Estos tiempos no son para acostarse con el pañuelo a la cabeza, sino con las armas de almohada”
José Martí, “Nuestra América”, El Partido Liberal, México, 30 de enero de 1891

(Enero 1ero-Enero 6)

 La Cátedra Agroecológica Julián Acuña Galé hace  valer su vocación martiana en esta  sección, que publicaremos semanalmente,  donde se ofrecen las efemérides martianas que estuvieron años atrás (2009) en el sitio web de la Biblioteca Nacional José Martí  y que resultan de incalculable valor para profundizar en la vida y obra de nuestro Apóstol.
 Su  particularidad relevante  radica en que  la vida de Martí está organizada día, a día, a diferencia de las cronologías que generalmente se elaboran con los acontecimientos organizados por  años. Esto permite contextualizar con mayor precisión los acontecimientos de su vida.
Seguir leyendo Un día como hoy en la vida de José Martí… (Enero 1ero-Enero 6)

Martí y la conservación de los suelos. “A los agricultores Rastrillo Pulverizador de “ACMÉ” un rastrillo excelente”

Autoretrato

Por: Oscar L. Parrado Alvarez, Dr. C. Profesor Titular, Departamento de Educación Agropecuaria, Cátedra Agroecológica “Julián Acuña Galé” ,  Universidad Ignacio Agramonte Loynaz:   oparrado@reduc.edu.cu

 La vigencia del pensamiento martiano en la vida cotidiana siempre nos asombra y estimula, esto se confirma en la medida que profundizamos en el estudio de su vida y obra, particularmente en una actividad tan necesaria para la supervivencia humana como la agricultura en estos tiempos tormentosos marcados por la influencia negativa del hombre sobre la naturaleza, Martí nos ofrece claves para la solución de los problemas que nos aquejan, con sus profundas reflexiones sobre estos temas que constituyen un manantial de flujo permanente.

Seguir leyendo Martí y la conservación de los suelos. “A los agricultores Rastrillo Pulverizador de “ACMÉ” un rastrillo excelente”

Sobre la agricultura en el Camagüey del siglo XIX. Las zonas de cultivo en 1873

A propósito de la batalla que se libra para el autoabastecimiento municipal  , la Cátedra Agroecológica Julián Acuña Galé, comparte con los lectores el  “Croquis de las Zonas de cultivo de Puerto Príncipe”, que fuera elaborado en 1873 por un autor desconocido y forma parte de los fondos del Archivo Nacional en la sección de Mapas.

En dicho croquis se ubican las fincas, fuertes de las tropas españolas, caminos carreteros, caminos de herradura, líneas férreas, ríos y veredas. Son impresionantes los grandes cambios ocurridos en la ciudad, así como como los topónimos que se mantienen, como la existencia de la conocida finca Taburete y la existencia en esa fecha de la Finca de Los Muñecos donde en 1916 de construyó la Granja Escuela Gaspar Betancourt Cisneros , hoy Instituto Politécnico “Álvaro Barba Machado”. Resulta interesante conocer que la ciudad estaba rodeada por 10 fuertes militares.

Mucho ha cambiado el territorio del municipio que alberga al 42% de la población de la provincia de aproximadamente 700 000 habitantes  y es la tercera ciudad del país.

Croquis de la Zona de Cultivo de Puerto Príncipe (1873)

Desapolillando Archivos…

En esta comunicación rendimos homenaje al destacado periodista Guillermo Lagarde Leyva , para llamar la atención de los lectores de nuestro portal acerca de una fuente de información poco utilizada en la docencia y la investigación –el material de archivo que se encuentra disponible en las instituciones especializadas dedicadas a conservar una parte importante de la memoria histórica del país asentada en diferentes documentos.
Desapolillando archivos se nombraba una sección del Periódico Juventud Rebelde que el periodista comenzó a publicar en 1970 dedicada a divulgar estampas costumbristas, abordaba temas muy llamativos para el lector. En ellos trataba hechos que sucedieron durante el siglo XIX y la primera mitad del XX, tomando como fuentes algunas crónicas publicadas en aquella época.
Como ejemplo ilustrativo de un documento de archivo, lo invitamos a la lectura de la solicitud realizada por el ciudadano español Hipólito Díaz y dirigida al Capitán General sobre la tala de los manglares de Batabanó a Majana con fecha 9 de febrero de 1859 (Archivo Nacional, Legajo 526, No. 27060 del Gobierno General). Este documento está muy a tono con las acciones que se desarrollan como parte de la Tarea Vida para enfrentar el cambio climático.cambio climático

Documento que se refiere a la solicitud de talar manglares entre Batabanó y Majana (1859)

Fidel y la agronomía

Fuente: http://www.arsenalterapeutico.com/2016/11/29/fc2911/

¨La agricultura es una de las ciencias más complejas, más difíciles y, a la vez, más fascinantes, porque comprende una serie de ciencias, porque se apoya en toda una serie de ciencias”. 

Castro Ruz, F. (1966). Discurso pronunciado en el acto de graduación de los primeros 425 técnicos del Consejo del Plan de Enseñanza Tecnológica de Suelos, Fertilizantes y Ganadería, en la escalinata de la Universidad de La Habana, efectuado el 18 de diciembre de 1966

       

 Por:  Carlos Manuel Batista Cruz, estudiante de 4to año de  Ing. Agronómica,
 Facultad de Ciencias Agropecuarias , Universidad de Camagüey Ignacio Agramonte Loynaz,
 (trabajo conjunto de la Cátedra Agroecológica    Julián Acuña Galé  
 y la Cátedra “Estudio del Pensamiento y Obra de Fidel Castro Ruz”)

Cuando el 18 de diciembre de 1966 se graduaban los primeros  425 técnicos del Plan de Enseñanza Tecnológica de Suelos, Fertilizantes y Ganadería en Cuba, nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro apuntaba que probablemente serían pocos en esos momentos los que tuvieran idea de la importancia de aquel acontecimiento.

En aquel momento afirmaba:  (cito) “Y la agricultura es la que alimenta al hombre; es la que no solamente alimenta, sino que viste y calza al hombre.  Y para un país subdesarrollado, para un país pobre, la necesidad fundamental, la primera necesidad a satisfacer perentoriamente, es la necesidad de alimentarse, la necesidad de vestirse y la necesidad de calzarse”. (fin de la cita)

El Camagüey en aquella época, conformado por la actual Ciego de Ávila y parte de la de Las Tunas, tenía una inmensa potencialidad agrícola, sobre la que señalaba Fidel que con  una docena de agrupaciones básicas de producción (cada una de más de 10 mil caballerías de tierra), se contaba solamente con tres  ingenieros agrónomos.

Destacaba entonces:

“… en este país eran muy pocos los ingenieros agrónomos que se graduaban; y muchos de los que se graduaban, se graduaban para encontrar un empleo de inspectores en el Ministerio de Agricultura, o eran en muchas ocasiones los “hijos de sus papás”, y sus papás eran los dueños de los latifundios.  Y entre ellos, naturalmente, algunos con vocación…, pero insignificante minoría… Y además, graduados de la Quinta de los Molinos —en la capital —, graduados de la calle de Ayestarán y Reina, graduados en el pavimento, donde tal vez pueda aprenderse algo de jardinería, o arboricultura ornamental; ingenieros que en número insignificante se graduaban allí, y que en estas condiciones solo por excepción, solo por excepcional vocación, surgían de cuando en cuando, contados con los dedos de la mano, algunos buenos y verdaderos técnicos…”

En su análisis sobre la situación de la formación de ingenieros agrónomos hasta ese momento Fidel refería que muy pocos, una vez graduados se incorporaban a las agrupaciones agrícolas, como sucedía en la antigua provincia de Oriente, que entonces conformaban las actuales Santiago de Cuba, Guantánamo, Holguín, Granma y Las Tunas,  con 14 agrupaciones básicas de producción agrícola, no existía un solo ingeniero de esta especialidad, mientras que en la estación experimental de Santiago de Las Vegas trabajaban 42.

En aquella oportunidad que nos parece tan remota, y con esa visión futurista que lo caracterizaba, el Máximo Líder de la Revolución preveía la importancia de la etapa actual al señalar que  el programa de formación de profesionales de la actividad agropecuaria no tenía metas, refiriendo desde entonces las proyecciones que sobrepasaban el año 2000, para el que lógicamente no contaba con el derrumbe del campo socialista, que sí pudo vaticinar luego en 1989.

Resulta entonces lógico encontrar las raíces de lo que luego sería la Universidad de Camagüey, la primera creada por la Revolución, en los conceptos de este discurso de 1966, pues al año siguiente ya comenzaba en nuestra provincia a estudiarse la carrera de Ingeniería Agronómica en las instalaciones que ocupa actualmente el Instituto Politécnico Álvaro Barba.

Durante su fructífera vida Fidel dedicó espacios en sus discursos y reflexiones a abordar el tema de la agricultura, además del antes citado, hizo exhortaciones indistintamente, y que en la actualidad tienen total vigencia, en las que llamó a la calidad, la eficiencia, e incluso a pensar en la agricultura con un criterio económico, sobre bases realistas, sin ilusiones, con la claridad de que esta juega un rol determinante en la producción de alimentos para la población.

La mayor parte de su pensamiento, expresado en discursos, intervenciones, comparecencias, intercambios, etc, se recopilan en ¨Fidel Castro La agricultura en Cuba¨, selección temática entre 1959 y 1996, de la Editora Política, La Habana 1998, conformada por tres tomos: el primero dedicado a la Agronomía, el segundo a agropecuaria y ganadería y el tercero a la política agraria, los que constituye una fuente inagotable de enseñanzas, fundamentalmente para continuar adelante con los programas de desarrollo agropecuario del país, y de la provincia de Camagüey.

De los disímiles ejemplos que podíamos citar al respecto, se escogen a continuación  algunos en los que se pueden resumir el  quehacer incansable del Comandante en Jefe.

En el discurso por el acto conmemorativo del aniversario 26 del Asalto al cuartel Moncada celebrado en Ciego de Ávila, en 1980 Fidel destacaba la labor desarrollada por especialistas y trabajadores del sector agropecuaria en el enfrentamiento a ataques bacteriológicos yanquis contra el pueblo de Cuba, entre ellos a tres terribles plagas: el moho azul que casi liquidó las plantaciones tabacaleras; la fiebre porcina, introducida por segunda vez en este país, y la roya de la caña que afectó a las variedades de mayor rendimiento, entre ellas la Barbados 4362, las que tuvieron graves consecuencias en la economía nacional.

Posteriormente, a finales de ese mismo año, en el Informe Central al Segundo Congreso del Partido presentado el 17 de diciembre se recoge:

¨La agricultura habrá de desarrollarse mediante una mejora sustancial de los rendimientos, el uso de semillas de calidad, la aplicación de una agrotecnia adecuada y el aumento de las áreas de riego; el mejoramiento de la base alimenticia y las condiciones de manejo y control sanitario del rebaño; el incremento del número de vacas en ordeño; el aumento del índice de natalidad y la reducción de la mortalidad de los terneros; el aumento de la masa ganadera del Estado y de los campesinos…Deberá continuar la repoblación forestal e incrementarse las medidas de protección de los bosques y la fauna.¨

Fidel decidió sus últimos año a dejar, dentro de su inmensa obra, una estrategia para el fomento de pastos, forrajes y plantas proteicas. Transformó los alrededores de su casa en un laboratorio experimental, cuyas experiencias multiplicó como patrimonio del pueblo.

Y antes de mencionar el tercer ejemplo, no se puede dejar de referir, por su relación directa con ello, la entrevista personal de Fidel con un pequeño grupo de camagüeyanos en su casa, el 9 de enero del 2012, entre los que se encontraba el profesor Dr.C Modesto Ponce Hernández, en ese tiempo director de la estación Experimental de Pastos y Forrajes, radicada en el municipio de Jimaguayú, publicada en Adelante digital el 21 de noviembre pasado, en la que el profesor dijo:

¨ Fidel se refirió a que si nosotros lográbamos producir alimento animal con alto nivel proteico, podríamos prescindir del pienso y alimentar a los animales del trópico con masa verde abundante, complementada con plantas proteicas (moringa, morera y Tithonia) que permiten que el animal tenga un nivel proteico adecuado para los distintos destinos: reproductoras, vacuna lechera o reproductora de carne”.

Dos años después, el 27 de agosto de 2014, Fidel, de su puño y letra, le escribe una carta  a Jorge Luis Tapia Fonseca, primer secretario del Partido en la provincia, en la que dejaba explícito su último encargo a los camagüeyanos:

 “Me agrada mucho la idea de que la provincia de Camagüey vuelva a ser la provincia que más leche y carne produzca en el país, aún con mucho menos superficie que antes de ser una de las dos provincias creadas por la Revolución en el este del país…

¨De los 15 mil km cuadrados que aún le quedan a la provincia de Ignacio Agramonte, saldrán las riquezas que convertirán a Camagüey en un modelo de la nueva Cuba en el desarrollo agrícola e industrial, que tanto el pueblo de Cuba como el de la provincia puede y debe alcanzar…¨

Parte de esa respuesta ya fructifica.

Un centenar de consejos populares de Camagüey están  encargados de materializar en sus respectivas demarcaciones rurales y semiurbanas la encomienda del Comandante en Jefe, en primer lugar, para resolver la comida en cada comunidad cercana a tierras fértiles, con posibilidades de riego, donde se integran el esfuerzo de sus habitantes y  recursos de las entidades administrativas.

En el discurso que se refiere al inicio de este artículo, Fidel apuntaba:

¨Hay gentes que quisieran ya tener todas las bodegas repletas, que quisieran no tener libretas, que quisieran encontrar todo lo que desean.  Pero a la vez quisieran trabajar cuatro horas en vez de ocho, y dos en vez de cuatro, y una en vez de dos, y ninguna en vez de una.  ¿Y cómo se explica?  ¿Cómo puede nadie aspirar a liberarse del trabajo?  ¿Y por qué liberarse del trabajo, para qué liberarse del trabajo?”

La vigencia de esta expresión solo tiene una respuesta expresada por el propio Comandante en Jefe y reiterada en más de una oportunidad en los últimos tiempos por Raúl: Trabajar, trabajar y trabajar.