Feria Agrobiodiversidad y Alimentación en línea

Dr. C. Oscar L. Parrado Alvarez, Cátedra Agroecológica “Julián Acuña Galé” , oscar.parrado@reduc.edu.cu


 

Promovida y organizada por la Cátedra Agroecológica “Julián Acuña Galé” de la Facultad de Ciencias Agropecuarias. La Feria Agrobiodiversidad y Alimentación en línea, este año se desarrolló como evento con participación internacional (México: la Asociación Culinaria de México Capitulo Suroeste) y Venezuela: Universidad Bolivariana de Venezuela). Se desarrolló entre los días del 11-16 de octubre de 2020.

En este evento se presentaron más de 100 ponencias y contribuciones de los principales centros de investigación del país (INIFAT, INIVIT,EPFIH, ETICA, ETIG) y universidades cubanas y extranjeras: Universidad Central de las Villas, Universidad José Martí de Sancti Spiritus, Universidad de Oriente, Universidad de Holguín Oscar Lucero, Universidad de Ciego de Ávila Máximo Gómez y la Universidad Bolivariana de Venezuela; Grupo Empresarial de Acopio, Casa de la Diversidad Cultural de la Oficina del Historiador de la Ciudad de Camagüey.

En un ambiente de cooperación e intercambio se trataron los temas relacionados con: movimiento de producción comunitaria de alimentos, formación profesional, Recursos Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura RFAA ; manejo de la agrobiodiversidad en los agroecosistemas, ; manejo sostenible de tierras; uso de la energía; producción animal; uso de herramientas biotecnológicas en el mejoramiento vegetal y la acuicultura; la alimentación desde sus diferentes aristas antropológicas, nutrición, atención a las discapacidades; las plantas y el enfrentamiento a la Covid-19; los sistemas de producción local de alimentos , la reducción de pérdidas post cosecha   y el autoabastecimiento municipal.

Por los resultados alcanzados y la satisfacción de las instituciones participantes, se ha convocado su desarrollo el año 2021  (octubre 11-16)  como Feria Internacional Agrobiodiversidad y Alimentación en Línea con el coauspicio de centros de investigación e instituciones culturales nacionales y extranjeras. 

A propósito de su natalicio. Alvaro Reynoso Valdés “Notas acerca del cultivo en camellones. Agricultura de los indígenas de Cuba y Haití”

por: Oscar L. Parrado Alvarez, Dr. C. , Profesor Titular , Departamento de Educación Agropecuaria, Cátedra Agroecológica “Julián Acuña Galé”, Universidad de Camagüey Ignacio Agramonte Loynaz: oscar.parrado@reduc.edu.cu

La valoración integral de las personalidades destacadas es preciso realizarla desde las distintas facetas de su vida y obra para poder aquilatar su papel en la ciencia y la sociedad en la que se desenvuelven. En este caso se trata de Alvaro Reynoso Valdés (4 de noviembre de 1829 – 11 de agosto de 1888) reconocido por algunos como químico, por otros como agrónomo, desde otras visiones, como el científico con grandes aportes al cultivo de la caña de azúcar y la industria azucarera, y pocas veces mencionado como divulgador de la ciencia agrícola  a partir de sus contribuciones en la prensa de la época, particularmente en el Diario de la Marina.

En estas se trata  acerca de su libro “Notas acerca del cultivo en camellones. Agricultura de los indígenas de Cuba y Haití” publicado en París,  1881 por  el editor Ernesto Leroux  en la Imprenta de A. Lahure,  sita en  la rue Fleurus no. 9.

Nos proponemos dar á[1] luz una nueva edición. notablemente corregida y aumentada de nuestros «Apuntes acerca de varios cubanos. >>

Hemos creído conveniente separar de esa próxima publicación lo que se refiere al cultivo de los tubérculos por los indígenas de Cuba y Haití, porque en ella no podíamos exponer ciertas consideraciones mientras que en la presente forma es posible manifestarlas oportunamente con un fin determinado.

Esperamos que estos estudios serán útiles en la práctica moderna, sirviendo además de documento para escribir la historia agrícola de los indígenas  del Nuevo Mundo. (Reynoso Valdés, 1881)

Con estas palabras inicia su libro de 110 páginas dedicados a profundizar en las prácticas agrícolas de los aborígenes desde una perspectiva antropológica que abarca diversas facetas de la vida de esos grupos, sobre la base de una profunda revisión de la literatura científica de la época.

Esta obra, al igual que otras de Alvaro Reynoso,  es prácticamente desconocida por los estudiosos de las ciencias agrícolas cubanas, pues son casi nulas las referencias a la misma en la literatura científica y los libros de texto de los diferentes niveles de enseñanza del siglo XX y XXI, lo que implica limitaciones en la aplicación del método histórico, dado tal vez por la presión de las publicaciones científicas que exigen 60% o más de referencias de los últimos 5 años, o por las consecuencias nefastas del reduccionismo positivista en la ciencia y  la dicotomía entre ciencias sociales y naturales, que hacen del predominio tecnológico a ultranza su esencia y en el peor de los casos la negación mecánica del pasado que nada tiene que ver con la aplicación consecuente del método científico.

Este libro de Alvaro Reynoso es un ejemplo de cómo desde una visión antropológica se pueden articular estas aristas en el tratamiento de  la agricultura.

El cultivo en caballones es tratado con toda profundidad, desde sus raíces en la agricultura árabe, véase el término almanta empleado en la literatura de la época para denominar el cultivo en surcos.

Reynoso relaciona el aporque y el riego con el cultivo en caballones, camellones, caballetes, almorrones  o almantas acofradas, en dependencia de las características del suelo, las exigencias del cultivo y la época en que se desarrolla, pero la recomienda en particular para especies que producen tubérculos, bulbos o raíces tuberosas.

“Como regla y aplicación útil, de un modo general, se deben  cultivar en almantas acofradas todas aquellas plantas que dan origen á formaciones tuberóideas, las que producen tubérculos propiamente dichos ó raíces tuberculosas y los bulbos propiamente dichos” (Reynoso Valdés, 1881, pág. 6).

Ejemplifica y profundiza acerca del cultivo en camellones con el cultivo del nabo en Escocia y de la remolacha azucarera en Europa, su relación con el abonado de los terrenos mediante la incorporación de la materia orgánica al terreno durante las labores de preparación de suelos, citando diversas fuentes de la época  y  el cultivo del maíz en montones por los aborígenes  en Norteamérica  (Canadá, La Florida  y México) y Sudamérica (Brasil) como introducción a la agricultura caribeña.

Al respecto incluye textos de una obra de extraordinario valor para todos aquellos que estudian la agricultura y que a la par de su valor, se halla su escaso conocimiento, se trata de la Historia Natural de las Indias, islas y Tierra Firme del mar Océano escrita por el capitán Gonzalo Fernández de Oviedo y Valdés y publicada por la Real Academia de la Historia  en Madrid 1851-1855.

Reynoso transcribe aspectos relevantes de la morfología, exigencias ecológicas, variedades,  formas de propagar, cultivar y utilizar, cultivos tales como el maíz, la yuca, el boniato y el ñame , que deben ser de obligada lectura por aquellos que se dedican a la docencia o investigación de las mismas, para evitar descubrir lo ya descubierto.

En el caso de la yuca y el boniato recomienda a los agricultores de la época el cultivo en camellones preferentemente al “cultivo llano”, retomando la experiencia aborigen del cultivo en “montones”,  lo que el camellón serían  montones continuos  levantados con arados de  doble vertedera. Previo a la plantación de la yuca recomienda el remojado de la estacas por 24 horas.

Estas ideas son actualmente vigentes en la práctica agrícola, pues son esencias que soportan el paso del tiempo, por estas razones no debe ser obviada la obra de Reynoso cuando desde la enseñanza o la práctica agrícola, siendo momentos importantes para hacer valer la vida y obra de este relevante científico cubano.

En el libro una de las secciones más interesantes es la de Notas parte importante  del libro (Reynoso Valdés, 1881, págs. 65-111), donde polemiza y discute con amplitud  las opiniones de los más variados autores sobre temas como la introducción de la caña de azúcar en el Nuevo Mundo por Cristóbal Colón que según la consulta a diversas fuentes ubica  entre el 11 de diciembre 1493 y 12 de marzo de 1494, así como las utiliza para profundizar en los temas que trata.

Reynoso en su Nota 27,  en época muy temprana aclara la polémica acerca de la especie denominada “aje” por Colón es el boniato, aclarando la confusión del Almirante entre la yuca, el boniato y el africano ñame (Reynoso Valdés, 1881, pág. 42 y 83).

Hace referencia en su  Nota 35: al origen sudamericano y específicamente brasileño de la yuca basado en el criterio de Moreau de Jonnes (Bull. Soc. Nat. Ferrasac, t. V (1825), páginas 434-435) el que “supone que el Brasil es la verdadera patria de la yuca, porque allí existen mayor  número variedades”,  Reynoso no comparte el criterio absoluto de Moreau acerca de que el número de variedades sea el que determine el lugar de origen pues en el caso del maíz esto no se cumple porque el mayor número de variedades se encuentran en Estados Unidos y el maíz es no es originario de este país, aclara además que los nombres vernáculos de las variedades no son fiables para determinar su número pues pueden designar a variedades iguales o diferentes. Estos criterios de Reynoso se adelantan a las teorías de los centros primarios y secundarios de origen de las plantas cultivadas.

En esta misma nota acerca de la yuca informa sobre una plaga importante, que probablemente es la “primavera de la yuca” y el Apanteles americanus,  himenóptero que actúa como control biológico de la Primavera de la yuca (Erynnis ello).

La yuca en Cuba fue atacada en tiempos pasados por un insecto que produjo los mayores desastres (Sobre los insectos que destruyen al arbusto llamado yuca por Miguel Esquivel; Mem. De la Soc. Econ. No. 41, distribuido en 1º de mayo de 1825, pág, 43-48)

Nosotros, aunque muy ligeramente hemos tenido ocasión de observar en la yuca un verdadero gusano de seda, hecho que nos proponemos estudiar con más cuidado” (Reynoso Valdés, 1881, pág. 99).

Esta obra de la que se dispone en formato digital, debe ser objeto de estudio por parte de todas aquellas personas interesadas en el estudio y la investigación de la agricultura cubana, por ser una fuente que abarca referencias importantes relacionadas con la agricultura y particularmente devela el método científico utilizado por Alvaro Reynoso por una parte y su estilo ameno para divulgar la ciencia por la otra.

Referencias

Reynoso Valdés, A. (1881). Notas acerca del cultivo en camellones. Agricultura de los indígenas de Cuba y Haití . París: Ernesto Leroux, Imprenta de A. Lahure.

[1] Se respeta la ortografía original

Feria Agrobiodiversidad y Alimentación 2018

La Cátedra Agroecológica “Julián Acuña Galé” de la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la Universidad de Camagüey Ignacio Agramonte Loynaz, el Ministerio de Educación,  Ministerio de la Agricultura, la Filial Provincial de la ACTAF, ACPA,  Asociación Culinaria de Camagüey,  Labiofam, Granja Urbana, Estación Territorial de Granos, Estación Territorial de la Caña de Azúcar,  Estación Viandas Tropicales, Estación de Pastos y Forrajes,  la UEB de Semillas y la ANAP. Con  el objetivo de estimular el uso sostenible y conservación de la agrobiodiversidad como sostén de la soberanía y seguridad alimentaria.  En el marco del 60 Aniversario de la Revolución Cubana , el 101 de la Revolución de Octubre y las actividades por el Día Mundial de la Alimentación.

Seguir leyendo Feria Agrobiodiversidad y Alimentación 2018

Conozcamos el papasán…Coccinia grandis (L.) Voigt (Cucurbitaceae)

papasánamarillor

Por: Oscar L. Parrado Alvarez, Dr. C. Agrícolas, Profesor Titular, Departamento de Educación Agropecuaria, “Catedra Agroecológica Julián Acuña Galé”, Universidad de Camagüey “Ignacio Agramonte Loynaz” , oscar.parrado@reduc.edu.cu

Nombres vulgares

Pepino cimarrón, Pepinito cimarrón, Pepinillo cimarrón, Papasán (Cuba);  Tindora (Centroamérica y otros países de A. Latina); Ivy gourd , Scarlet fruited gourd, (países de habla inglesa);  Hong qua (China); kan-duriki-bel, kundru (India).

Descripción

Planta trepadora, perenne. Tallos de más de 5 metros de largo, lisos. Hojas de 3-11 x 3-13 cm, acorazonadas o lobuladas con 3-5 lóbulos triangulares. Parte superior de la hoja  lisa, con pústulas blancas. Parte inferior de la hoja, con glándulas de color más claro que la hoja, nerviaciones con algunas pústulas blancas. Zarcillos simples. Flores masculinas 1 (-3) solitarias. Flores femeninas solitarias 1(-2).  Fruto globoso a elipsoide, en formas cultivadas cortamente cilíndrico 3-4,5 x 1,5 cm, liso,  inmaduros verdosos con manchas y/o líneas pálidas, al madurar de color rojo escarlata. Semillas numerosas de  5-7 x 2,5-3,5 x 1.2 mm (largo, ancho, grosor) asimétricamente obovadas.

Exigencias ecológicas

Suelos  con buena aireación y drenaje, siendo los terrenos franco y franco arcillosos los más adecuados, preferiblemente ricos en humus o materia orgánica, pH de 5.5 a 7.5. Diez horas luz para florecer. Humedad relativa entre 80-90%. Para la floración y fructificación se requieren temperaturas de 20 a 25°C.

Agrotecnia
Se plantan los esquejes de 25 cm sobre espalderas a 2.5-3 m de narigón y 2-3 m de calle. Si se propaga por semillas pueden esperarse entre 30-35% de plantas masculinas.  No es exigente al riego. Se cosecha a los 45-50 días cada dos días, tanto verdes para encurtidos como maduros. Según   la experiencia de los productores crece  rápidamente y en 45-50 días ya está en producción, florece todo el año y es una especie rústica.

Un exceso de follaje reduce la producción por lo que se recomiendan podas. Los frutos son verdes y en el punto de cosecha se asemejan al pepinillo, de textura crujiente, jugosa de sabor suave, ligeramente amargo y que al madurar se tornan de color escarlata. En Honduras reportan rendimientos de 81.3 t/ha durante el período de junio a diciembre de 2005 en el que se realizaron 88 cosechas  de frutos.

Consumo

Los frutos maduros se consumen frescos, en batidos con sabor parecido al mamey colorado; los verdes pueden encurtirse, consumirse en brochetas;  con los maduros se elaboran además pastas condimentadas, que tienen un gran valor como colorantes de arroces, salsas etc. Existe una fuerte tradición de consumo de esta planta en la India tanto las hojas, brotes jóvenes frutos inmaduros y maduros. Este vegetal se puede consumir desde guisado hasta pre-cocido al horno. Se puede acompañar con mariscos, pastas y otros alimentos como arroz y habichuela.

Propiedades medicinales comprobadas

La  planta completa tiene propiedades farmacológicas  como: antipirética, analgésica, antiinflamatoria, antimicrobiana, antiulcerosa, antidiabética, antioxidante, hepatoprotectora, y antitusiva.

Enemigos naturales

Se reportan los enemigos naturales que afectan a las especies de cucurbitáceas como el melón, la calabaza, el melón  y el pepino.

Valor nutricional Los frutos maduros son ricos en carotenoides que tienen un gran valor antioxidante y solo es superada en los carotenoides totales por la zanahoria como se nota en el cuadro, un detalle importante es la presencia en el papasán de carotenoides que no posee la zanahoria (Zeaxantina, Neoxantina y Violaxantina).

Tabla 1. Carotenoides (mg ⁄ 100 g masa seca ) y Equivalente de Retinol (ER)= 6 mg β -caroteno ó 12 mg de α -caroteno

 

Carotenoides

Tabla 2.  contenido de nutrientes y valor energético (mg/100 g)

Hierro 1,4 Proteínas 1,2
Calcio 40 Grasas totales 0,1
Potasio 30 Carbohidratos 3,1
Energía (kcal/taza) 18 Fibra dietética 1,6

Acerca de su cultivo en Cuba

Aunque no es una especie de reciente introducción, pues se conoce su cultivo por reportes en la literatura botánica cubana  desde el pasado siglo, actualmente se promueve su cultivo en los diferentes espacios productivos de la Agricultura Urbana, Sub Urbana y Familiar, obteniéndose resultados muy favorables en las fincas: “La Mora”, unidad de referencia nacional perteneciente a la CCS Emiliano Montes de Oca, del municipio de Guanabacoa; “Las Y de Calzadilla” en Las Tunas” Cuarta Corona de la Agricultura Urbana. Esta última, visitada en un Viaje de Estudio del Proyecto “Sistemas de producción para la toma de decisiones en el contexto de cambio organizacional” a la Zona Oriental, donde se pudo apreciar tanto el cultivo, como la producción de salsa condimentada con la pulpa de frutos maduros de “papasán”, en la Mini industria establecida en la finca.

Más vale precaver…
Se ha declarado como especie invasora en Australia, y en las Islas de Hawaii, por su rusticidad, rápido crecimiento  y facilidad de propagación de forma vegetativa (esquejes, fragmentos de tallo y raíces tuberosas), así como la dispersión de sus semillas por las aves.

En Cuba se considera como especie potencialmente invasora por lo que deben tomarse medidas adecuadas  en su manejo, que contribuyan a evitar su dispersión descontrolada.

Referencias

Alain, H (1964). Flora de Cuba, Vol.  V, Rubiales-Valerianales-Cucurbitales-Campanulales-Asterales. La Habana, Ed. Asociación de Estudiantes de Ciencias Biológicas, Publicaciones, p. 158

Arias Heredia, J. J., Mesa Florián, Y., González Cuesta, J., & Rondón. (s.f.). Cultivo y mercadeo de la Tindora (Coccinia grandis (L.) Voigt. Esporas, 87-102.

Bangera S. M, R. K. Sangeetha & V. Baskaran (2011). Provitamin-A and xanthophyll carotenoids in vegetables and food grains of nutritional and medicinal importance. International Journal of Food Science and Technology 2011, 46, 315–323

Cabrera, C. (2014). El pepinito de Sancti Spiritus. Se puede vivir en Ecópolis, 41, 11-13.

Carrobello, C. (28 de 09 de 2016). http://bohemia.cu. Recuperado el 01 de 10 de 2016, de El cultivo de la perseverancia: El cultivo de la perseverancia _ Revista Bohemia.htm

Ghadge, A. G., Karmakar, K., Devani, R. S., Banerjee, Mohanasundaram, B., Sinha, R. K., y otros. (2014). Flower development, pollen fertility and sex expression analyses of three sexual phenotypes of Coccinia grandis. Bio Med Central Plant Biology, 14, 325-340.

González Torres, R., R. Rankin & A. Palmarola (2012). Plantas invasoras en Cuba, Bissea , 6(NE1) 140 p., 63

Hammer , K., M. Esquivel, M. & H.  Knüpfer   (91992″y tienen faxones y fabas muy diversos de los nuestros…” Origin, evolution and diversity of cuban plant genetic resources. IPK Gatersleben 3 t. Vol. 2. Cap. 14: 213-454., p. 268

Holstein, N. (2015). Monograph of Coccinia (Cucurbitaceae). PhytoKeys , 54, 1-166, doi: 10.3897/phytokeys.54.3285

 Ministerio de Ciencia Tecnología y Medio Ambiente (2012). Estrategia Nacional para Prevenir, Controlar y Manejar las Especies Exóticas Invasoras en la República de Cuba (2012 – 2020)

Padmaja. (2016). Cook Eat Share. Obtenido de Receta Tindora/Dondakaya curry: http://cocinarcomercompartir.com/

Pekamwar, S. S., Kalyankar, T. M., & Kokate, S. S. (2013). Pharmacological Activities    of    Coccinia    Grandis:    Review.    Journal    of    Applied Pharmaceutical Science, 3(5), 114-119.

Roig, J. T. (2014). Diccionario botánico de nombres vulgares cubanos, 4ta ed. La Habana:   Científico Técnica.

Shaina, T. J., & Suhara Beevy, S. (2012). Morphological variation and evolutionary  significance  of  Coccinia  grandis  (L.)  Voigt:  an  under-exploited cucurbitaceous vegetable crop. Plant Syst. Evol., 298, 653-659.

Singh, B., Winkel, D. E., & Selvarajan, T. T. (2013). Managing diversity at work: Does psychological safety hold the key to racial differences in employee performance? Journal of Occupational and Organizational Psychology, 86, 242-263.

 

Las plantas que nos visten protegen , alimentan , curan y brindan placer estético .

Por: Oscar L. Parrado Alvarez, Dr. C. Agrícolas, Profesor Titular, Departamento de Educación Agropecuaria, “Catedra Agroecológica Julián Acuña Galé”, Universidad de Camagüey “Ignacio Agramonte Loynaz” , oscar.parrado@reduc.edu.cu

La especie humana aprovecha gran número de plantas – por lo menos 5000 especies con  fines de alimentación, construcción y medicinal, entre otros.

Sin embargo, la investigación agrícola se ha centrado en un número reducido de cultivos básicos ignorando el valor y la utilidad local o regional de otros. Muchas especies denominadas menores o infrautilizadas son importantes en la seguridad alimentaría de los hogares porque aportan vitaminas y micronutrientes a la dieta, se adaptan a condiciones de cultivo difíciles como suelos salinos o áridos, o zonas degradadas o montañosas, y en ocasiones son la única alternativa de cultivo.

Estos cultivos juegan un papel en la vida de los pueblos  del Tercer Mundo y están estrechamente vinculados a la historia y a la identidad cultural de las comunidades que durante siglos los han utilizado y conservado. En la práctica pedagógica muchas veces dejamos pasar oportunidades para el desarrollo de nuestros niños adolescentes, jóvenes y adultos que están a nuestro lado, sencillamente porque la rutina pedagógica nos absorbe y tratamos de uniformarlo todo en el afán del trabajo grupal, para ser “más eficientes”.

La política educacional enfatiza en el tratamiento de las diferencias individuales, del empleo coherente y consecuente del diagnóstico del alumno, de la familia, de la comunidad en su conjunto, sin embargo es necesario cada día enfatizar, persuadir, convencer con hechos que nuevas formas de trabajar son necesarias.

No es posible imaginar un proceso docente educativo sin tener en cuenta el contexto. El maestro debe conocer a profundidad el lugar donde vive, sus orígenes, las familias, la naturaleza que le rodea, la historia etc., en fin la cultura que lo rodea y de la cual es parte consustancial como sujeto,  para socializarla, para explicarla, describirla, para escribirla.

Con las nuevas tecnologías  las posibilidades son enormes. Los recursos fitogenéticos de la comunidad que se encuentran en los sistemas tradicionales de cultivo están representados en la diversidad de cada una de las  especies cultivadas: ají, tomate, batata, yuca, mango, guayaba, coco, aguacate, calabaza, pepino,  etc.

Para ilustrar en esta primera parte de la relación entre recursos fitogenéticos y cultura:

“Mango de hilacha”

Delicia de mermelada

entre cáscara y semilla

en tu corteza amarilla

está la miel concentrada

Te tumbo con la mirada

de tu techo vegetal

y te dejo en el umbral

de mi boca, la piel rota,

porque eres una compota

en su estado natural.

Cfr. Llanes Estrada , Gabriel (2001). Con la décima a cuestas. Poesía. Camagüey. Ed. Ácana, p. 39

Esta es una décima de un poeta camagüeyano, sibanicuense de pura cepa, Gabriel LLanes Estrada, que venera una de las frutas llegadas de la lejana India y que se ha aclimatado con gusto a nuestros patios y potreros. Los mangos de hilacha son un complejo de cultivares que se caracterizan por su tamaño mediano y las fibras que conforman la parte comestible del fruto. El autor describe sus rasgos externos, su calidad gustativa y la forma de comerlos.

Piense en las dificultades que tienen en el aprendizaje y en el orden educativo, los alumnos con los que trabaja, ¿Cómo vincularía entonces la diversidad del mango, la décima como forma de expresión poética, la historia de Cuba, la historia local, la cultura popular tradicional, entre otros elementos para la integración?. Si no tiene respuesta, no se preocupe, continue leyendo esta entrada  y siguientes, si la tiene, comparta su experiencia con  el autor.

Ley 81 . Artículo 133.- Dada la importancia que para la agricultura tienen los recursos genéticos en general y los fitogenéticos en particular, todas las personas naturales y jurídicas están obligadas a su conservación y utilización adecuada, conjugando las formas de conservación “in situ” y “ex situ” y evitando los procesos de erosión genética de las especies económicamente útiles.

Dr. C. Oscar L. Parrado Alvarez, Depto. Educación Agropecuaria Universidad de Camagüey Ignacio Agramonte Loynaz, oscar.parrado@reduc.edu.cu

Yucas para casabe en Vilató, Sierra de Cubitas, Camagüey.

Por: Oscar L. Parrado Alvarez, Dr. C. Agrícolas, Profesor Titular, Departamento de Educación Agropecuaria, “Catedra Agroecológica Julián Acuña Galé”, Universidad de Camagüey “Ignacio Agramonte Loynaz” , oscar.parrado@reduc.edu.cu

Cultivar de yuca: Agria, Vilató, Sierra de Cubitas, Camagüey, Cuba
Cultivar de yuca: Agria, Vilató, Sierra de Cubitas, Camagüey, Cuba

Cultivar de yuca: Punta -espada, Vilató , Sierra de Cubitas, Camagüey, Cuba
Cultivar de yuca: Punta -espada, Vilató , Sierra de Cubitas, Camagüey, Cuba

Cultivar de yuca Alpargata, Vilató , Sierra de Cubitas, Camagüey , Cuba
Cultivar de yuca Alpargata, Vilató , Sierra de Cubitas, Camagüey , Cuba

La yuca, es una especie muy relacionada con  nuestra  identidad. En la yuca existen las “señoritas”, señora ponga la mesa, agria, amarilla, prieta, enana, palinegra, punta espada, orientala, quintalera, alpargata y habanera . empleadas para la fabricación del casabe en la zona de Vilató en la Sierra de Cubitas y que son propias de la zona casabera más importante del centro oriente cubano y por que no, de Cuba de la que hay referencias en fuentes del siglo XIX  .

“Cubitas Arriba ó tan solo Cubitas, llamado también barrio de las Cocinas que es el único que está al otro lado de la sierra, o sea en la vertiente septentrional, y el más moderno de todos. Estos caseríos no son otra cosa que las casas de estancia destinadas, casi con exclusión de otros cultivos al de la yuca agria para la elaboración del casabe y del almidón en una escala mucho mayor que en ningún otro punto de la isla. Así es, que su valor se calcula por tablas de yuca, como el de los ingenios por sus cañaverales. Estas estancias se hallan algunas á dos leguas, y otras á menos distancia de los barrios á que corresponden, y de los cuales los separan las asperezas de la sierra. Las hay de 20 y aún de 30 000 cangres de yucas que cuidan y cultivan de 6 a 12 negros que tienen su residencia en bohíos de esta parte, excepto en la época de rayar y prensar la yuca”.

Cfr. Pezuela, Jacobo de la. (1863). Diccionario geográfico, estadístico e histórico de la Isla de Cuba. Tomo II. Madrid. Imprenta del Banco Industrial y Mercantil p. 219

“En  tierradentro es el lugar clásico de su fabricación y consumo: en la parte occidental el afamado es el de Guanabacoa mui inferior al de Puerto Príncipe” (Se respeta la ortografía original).

Cfr. Pichardo, Esteban (1875). Diccionario provincial casi razonado de vozes y frases cubanas. Habana. Imprenta “El Trabajo”.

Por otra parte Pezuela refiere la existencia en  la Jurisdicción de Puerto Príncipe de 54 casaberías.

Cfr. Pezuela, Jacobo de la. (1863). Diccionario geográfico, estadístico e histórico de la Isla de Cuba. Tomo II. Madrid. Imprenta del Banco Industrial y Mercantil p. 219

Por otra parte Pezuela refiere la existencia en  la Jurisdicción de Puerto Príncipe de 54 casaberías.

Cfr. Pezuela, Jacobo de la. (1866). Diccionario geográfico, estadístico e histórico de la Isla de Cuba. Tomo IV. Madrid. Imprenta del Banco Industrial y Mercantil p. 208

En visitas a esta localidad enclavada en la Sierra de Cubitas, en el año 1993, en pleno Período Especial obtuvimos una valiosa  información acerca de la producción de casabe, de mucha utilidad para que se reconozca el trabajo de estos cubiteños que hacen vivir la identidad y la cultura   popular  tradicional vinculada a la conservación de los recursos fitogenéticos , en esta caso particular de la yuca. Entre los entrevistados se encontraban   Evangelio   Ramírez López, Pedro García Rondón, Fausto Valdés, Anselmo Ramírez, Crescencio Valdés Ramírez, y Roberto Alfonso, ellos nos dieron a conocer aspectos relevantes como la agrotecnia de la yuca, el proceso de elaboración y el rendimiento de casabe y almidón de los cultivares de yuca utilizados a ese fin,  entre otros aspectos interesantes que trataremos en próximas entradas.

Es necesario que la escuela como institución encargada de conservar la cultura ,  trabaje en el rescate de las variedades locales de especies de origen americano tales como el ají, yuca, boniato, calabaza, tomate etc. No solo desde el punto de vista del recurso en sí,  sino de la cultura asociada a su empleo.

Curiosidades poéticas

Por: Oscar L. Parrado Alvarez, Dr. C. Agrícolas, Profesor Titular, Departamento de Educación Agropecuaria, “Catedra Agroecológica Julián Acuña Galé”, Universidad de Camagüey “Ignacio Agramonte Loynaz” , oscar.parrado@reduc.edu.cu

Del puño y letra de Francisco Pobeda, brotó este poema, en el que aparecen un poco más de un centenar de especies vegetales. No en balde su autor fue sabanero, peón de ganado, actor dramático, capitán de partido pedáneo, maestro primario y empleado de ingenios y cafetales   . Dejamos al lector cuantificar las especies en el poema…

Seguir leyendo Curiosidades poéticas

El Jardín Botánico de Camagüey y los Recursos Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura (RFAA). I. Requisitos para la conservación.

La diversidad genética en los sistemas agroproductivos es fundamental para proveer los servicios a los ecosistemas que redundarán en una influencia positive en los niveles de salud de la población dada la estrecha relación suelos-diversidad genética-nutrición-salud (UNEP/CDB/WHO, 2015).

Esquinas Alcázar (1993), define los recursos fitogenéticos como la diversidad genética correspondiente al mundo vegetal que se considera poseedora de un valor para el presente o el futuro. Bajo esta definición se incluyen normalmente las categorías siguientes: variedades de especies cultivadas, tanto tradicionales como comerciales; especies silvestres o asilvestradas afines a las cultivadas o con un valor actual o potencial, y materiales obtenidos en trabajos de mejora genética. Los parientes silvestres de los cultivos (PSC) son las plantas silvestres más o menos relacionadas con un cultivo al que le puede aportar material genético pero que, a diferencia de la especie cultivada, no se ha domesticado (Heywood et al. 2007).

En la política ambiental cubana se establece con claridad la necesidad de la conservación y uso sostenible de los recursos fitogenéticos (Asamblea Nacional del Poder Popular, 1997); Estrategia Nacional de la Diversidad Biológica (AMA/IES/CNB, 2000), el Plan de Acción Nacional 2006/2010 sobre la Diversidad Biológica (República de Cuba, 2007) y la Estrategia Nacional para Prevenir, Controlar y Manejar las Especies Exóticas Invasoras en la República de Cuba (AMA, 2013). En los Lineamientos de la política económica y social del Partido y la Revolución (Partido Comunista de Cuba, 2011) en el apartado relacionado con la Política Agroindustria se expresa en el numeral 187:

Continuar reduciendo las tierras improductivas y aumentar los rendimientos mediante la diversificación, la rotación y el policultivo. Desarrollar una agricultura sostenible en armonía con el medio ambiente, que propicie el uso eficiente de los recursos fito y zoogenéticos, incluyendo las semillas, las variedades, la disciplina tecnológica, la protección fitosanitaria, y potenciando la producción y el uso de los abonos orgánicos, biofertilizantes y biopesticidas.

Los recursos fitogenéticos para la alimentación y la agricultura (RFAA) en el JB de Camagüey están representados por las colecciones de las especies siguientes: café y cacao; pastos y forrajes; raíces y tubérculos, banano, caña de azúcar y frutales. Se incluyen en las colecciones especies silvestres afines a las cultivadas según corresponda teniendo en cuenta los criterios de Grupo Taxon (Maxted, Dulloo, Ford- Lloyd, Iriondo, & Jarvis, 2008). Estas colecciones son una oportunidad para que los centros de investigación de la provincia divulguen sus resultados por lo que la calidad de su manejo será un reflejo del nivel científico de los mismos. Seguir leyendo El Jardín Botánico de Camagüey y los Recursos Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura (RFAA). I. Requisitos para la conservación.

Naturaleza y cultura. El árbol como símbolo.

El árbol es el símbolo de la vida en perpetua evolución, en ascensión hacia el cielo, evoca todo el simbolismo de la verticalidad: así el árbol de Leonardo da Vinci. Por otra parte, sirve también para simbolizar el carácter cíclico de la evolución cósmica: muerte y regeneración; los árboles de hoja caduca sobre todo evocan un ciclo, ya que cada año se despojan y se recubren de hojas (algarrobo de olor , Albizia lebbeck. ). Es también símbolo de vida en tanto que intermediario entre el cielo y la tierra, y es incluso algunas veces portador de frutos que dan o prolongan la vida.

El Árbol del Mundo (arbor mundi) es una imagen característica de la conciencia mitológica que encarna la concepción universal del mundo, del que existen variantes (árbol de la vida, árbol del conocimiento, árbol de la fecundidad, árbol de la ascensión entre las más extendidas.

El árbol vincula los tres niveles del cosmos: el subterráneo, por sus raíces hurgando en las profundidades donde se hunden; la superficie de la tierra, por su tronco y sus primeras ramas; las alturas, por sus ramas superiores y su cima, atraídas por la luz del cielo. Reptiles se arrastran entre sus raíces; aves vuelan por su ramaje: pone en relación el mundo ctónico y el mundo uránico. Reúne todos los elementos: el agua circula con su savia, la tierra se integra a su cuerpo por sus raíces, el aire alimenta sus hojas, el fuego surge de su frotamiento.

El árbol presenta seguridad sobre un plano espiritual, en el sentido de la manifestación. El árbol es además protector en razón de su sombra. el árbol es un símbolo femenino porque surge de la tierra madre, sufre transformaciones y produce frutos.

El árbol es símbolo de ciencia y sobre la madera han sido grabados los textos célticos antiguos. El árbol es también símbolo de fuerza en algunos vocablos o nombres propios (draucus, drutos) que postulan una etimología indoeuropea.

La poda que en algunas de sus modalidades persigue asegurar la floración y la fructificación, es la imagen misma del sacrificio que asegura la prosperidad colectiva, la bendición del Cielo. Seguir leyendo Naturaleza y cultura. El árbol como símbolo.

Feria Agrobiodiversidad 2016

P1410027

Como homenaje a los 90 años del nacimiento de nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz y en el marco del Año Internacional de las Legumbres. Una muestra variada, de  semillas de diferentes variedades, posturas y  frutos , distinguió la Feria de Agrodiversidad, efectuada en la  mañana del 8 de junio  en el Salón Principeño de la Universidad de Camagüey “Ignacio Agramonte Loynaz”. 

Organizada por la Cátedra Agroecológica “Julián Acuña Galé”, la exposición contó con la participación de la Estación Territorial de Granos, la  Empresa de Semillas Camagüey y las filiales provinciales de las asociaciones culinarias (ACC) ,  de los Técnicos Agrícolas y Forestales (ACTAF) y el Instituto de Recursos Hidráulicos.

Sensibilizar a la comunidad universitaria sobre la conservación y uso sostenible de la agrodivP1410067ersidad como sostén de la soberanía y seguridad alimentaria, es objetivo primordial de esta Feria, donde la profesora Irene Florat Vega se alzó con el premio al plato más original por su “Pastel de berenjena”, que se distingue por su sabor, presentación y equilibrio nutricional. La Estación Territorial de Granos presentó la mejor muestra de variedades  de maíz, arroz, frijol caupí, soya y frijol.

Esta Feria permitió un acercamiento a la cultura popular tradicional, desde los platos típicos elaborados con vegetales, hasta la conservación de cultivares mejorados y  locales.